domingo, 26 de marzo de 2017

RELATO: DE ANIMALES Y BESTIAS






         Cuando la celebración ya era un hecho, cuando estaban a punto de posar para las cámaras fotográficas, cuando el organizador del evento se frotaba las manos por los ingresos suculentos que le proporcionaría aquel espectáculo sangriento, sonó un trueno y el tiempo se detuvo unos instantes. En unos segundos en los que nadie era consciente de lo que estaba sucediendo, las figuras humanas se quedaron paralizadas y las conversaciones cesaron por completo. La escena era la siguiente: cinco personas completamente congeladas con muecas esperpénticas dibujadas en sus rostros.

         Después alguien dio al botón de marcha atrás.

Como en una película que se rebobina a cámara lenta, el elefante que yacía muerto se puso en pie. Volvió sobre sus pasos, hasta el punto exacto donde minutos antes aquellos hombres le sujetaban con unas cuerdas impidiendo su movilidad.

El cazador millonario de presas imposibles, agazapado a una distancia prudencial, se concentraba para realizar un disparo certero sobre su objetivo. Entonces ese alguien dio al pause, justo en el instante en el que aquella enormidad de la naturaleza alzaba su probóscide hacia el cielo. El play reanudó el movimiento.

Loxodonta comenzó a barritar una llamada furiosa. Los humanos soltaron las cuerdas, una vez puesto el animal en bandeja para el gran trampero. El empuje del dedo en el gatillo activó la maquinaria. Se escuchó un chasquido. El rifle se había encasquillado. El pánico se apoderó del grupo.

En un intento desesperado por salvar la situación, cada cual se atrincheró con su arma, todo dispuesto para la ejecución expeditiva.  "¡No, tengo que ser yo!, aulló el coleccionista de trofeos. Los demás le miraron espantados, el elefante se dirigía hacia él desbocado. En el momento en que el hombre descargaba un segundo rifle sobre él, uno de sus colmillos se hundió en sus entrañas. Se quedaron uno frente al otro, las caras rozándose, los ojos desorbitados.

El humano siente el aliento del paquidermo en su cara, es sonoro y entrecortado, sabe que no le queda mucho. El animal no piensa esas cosas, piensa que se ha lanzado contra quien le estaba haciendo daño. Chorros de sangre se resbalan sobre su gruesa piel, pero no va a retroceder.

Poco a poco los hombres del cortejo salen de sus guaridas y se acercan a la macabra escena. Están resignados, ya nada se puede hacer. Intentar separar al animal no haría más que hacer la agonía más complicada.

Se oyen pasos rotundos, agitados pero serenos. Una manada de elefantes acaba de llegar al lugar. Han formado un círculo alrededor del cuadro, un sketch dramático que no deja lugar a dudas: la muerte absurda.

Los hombres no se han movido, no pueden, no deben. Están a su merced y cualquier movimiento apresurado podría ser el final de todos ellos.

Sin embargo ellos no están allí para vengar tropelías. Están allí para honrar a su viejo, ese que tiene casi setenta años y que los ha visto nacer a todos. Combinan el sonido de sus trompas en un estruendo casi infinito. Los humanos tienen que taparse los oídos.

El hombre ha muerto ya, el elefante tiene un respirar irregular, vacilante; pronto partirá hacia otro lugar. Algunos de su especie se acercan para no dejarle solo en su marcha. No se escucha nada, es el silencio dedicado a la muerte. Antes de exhalar un último suspiro, una gota de agua recorre la mejilla del longevo animal.

Hacía tiempo que allí nadie lloraba lágrimas de verdad.


40 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Ángel por tu comentario y tu visita, me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Relato de 10! Has creado una historia muy visual, ojalá estas situaciones pudieran solucionarse rebobinando. Desgraciadamente, los cazadores furtivos sólo ven billetes y no la vida con la están acabando. Y todo por un colmillo o un abrigo que ellos consideran bonito.
    Me ha gustado mucho cómo lo has narrado, y cómo has expuesto la fidelidad que los animales muestran entre ellos, no como los humanos.
    Felicidades guapa, me ha encantado! Un besito :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Es una pena, no pueden solucionarse dando marcha atrás, solo tenemos nuestras palabras escritas para dar voz a los que no la tienen. No solo los cazadores furtivos, también existen esas personas que solo disfrutan matando un animal cuando más grande mejor, lo cual es para revisárselo.
      Me alegra que te haya gustado.
      Una abrazo, guapa.

      Eliminar
    2. Sí, sí. Yo soy muy defensora de los animales, me pone de muy mal humor este tema. Es lo que dices, que no hay que llegar a los cazadores furtivos para ver el maltrato animal, también hay casos más cercanos a nosotros, por ejemplo ¿cómo puede la gente abandonar a su perro? Por favor, mi perro es quien me recibe más contento cuando llego a casa!! Conozco a una señora que adoptó a una perrita con cicatrices en la cara porque la habían quemado con cigarros. Es que me pone enferma este tema, pero bueno, no quiero encenderme jajaj besitos guapa!

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo María. El tema del maltrato animal da para mucho desgraciadamente. Además está el tema de la tortura..., no me extraña que te enciendas, yo con solo escribir estas palabras me estoy comiendo los higadillos.
      Muchas gracias por tu sensibilidad, un besazo.

      Eliminar
  3. Muy buen titulo para un relato en el que cado claro que las bestias son aquellos que son capaces de acabar con con la vida animal por "deporte".
    Me ha recordado a un cuento donde un rey se iba a cazar elefantes de día, mientras por la noche dormía con su amante. Perdón no es un cuento :-), es a lo que se dedicaba un rey de España en sus ratos libres...
    Excelente Ziortza, un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. El título del relato es una clara influencia de una novela corta que me gusta muchísimo De ratones y hombres, de Steinbeck, una denuncia de las condiciones de vida en un campo de California, y que le va que ni anillo al dedo. Quise jugar con esa ambigüedad, aunque pensándolo bien todo está bastante claro. Y efectivamente cualquiera que lea el relato se acordará del rey de España y su "ejemplaridad", palabra que les gusta mucho utilizar en esos ambientes.
      Muchas gracias por tu comentario, eres muy amable. Un beso.

      Eliminar
  4. gracias por tu sensibilidad, lo comparto

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, Ziortza. Una original puesta en escena para denunciar esas carnicerías que la hipocresía viene a denominar caza deportiva, en la que los "cazadores" a cientos de metros de distancia, con fusiles de mira telescópica, sin la más mínima oportunidad para el animal, aprietan el gatillo. Luego se ufanan de su "hombría" por haber cazado a una bestia salvaje. Bueno, el profundo asco que me dan estos sujetos, sean reyes o mendigos, es infinito, tanto como su estupidez. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. Lo de la caza deportiva me inspira una palabra que me la voy a guardar para mí misma. Como dices además de matar lo hacen como digo en el relato "en bandeja", les ponen el animal para que solo tengan que disparar. No sé que pasa por la cabeza de estos seres humanos, por la mía lo tengo claro. Y si que es verdad que da igual la condición para sentir grima, pero también es cierto que los ricos pueden "comprar" sus carnicerías con más facilidad, porque encima no es nada barato, en fin.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. A veces les decimos bestias. En este caso se hace difícil identificar a quién le corresponde el sustantivo, o adjetivo. Un estupendo relato que pone en evidencia la barbarie de la que son capaces algunos seres humanos que aparecen virtuosos en el arte de la cacería, deporte real, o vergüenza en todo caso.
    Conmovedora historia. Un abrazo Ziortza.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel, gracias por tu comentario. Fíjate por una parte es difícil pero por otra no tanto si lo piensas bien. Como se suele decir el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor, y lo malo casi siempre suele ganar. Quedémonos con la esperanza de que todavía no está todo perdido.
      Un abrazo, Ariel.

      Eliminar
  7. Un relato original, impactante, sorprendente. Todo eso y mucho más, Ziortza. No es el caso en la realidad muchas veces, pero en tu historia vence la inocencia y la nobleza de un animal objeto de acoso cobarde. Quien es atacado tiene el derecho de intentar protegerse, y aquí es a costa de la vida de un hombre. Como digo el relato me ha impactado y me ha parecido buenísimo. ¡Enhorabuena!

    Un abrazo grande y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia por tus elogiosas palabras hacia el relato. Si quería poner al mismo nivel a los dos protagonistas. Como dices a un inocente y a un cobarde, por lo menos que tenga derecho a defenderse...
      Te agradezco de nuevo tu comentario Julia, siempre eres muy amable.
      Un abrazo y feliz lunes.

      Eliminar
  8. Muy buen relato, El elefante muestra todo su valor ante los hombres que la caza furtivo les enorgullece. Es una pena que haya animales mas bestias que los propios animales. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen por tu comentario. Tú misma lo has dicho, de ahí el título. Es una grandísima pena.
      Te agradezco tu visita, un abrazo.

      Eliminar
  9. Gracias, Zyortza, por tu inteligente y sentido relato; conmueve el argumento, así como tu ingenio para controlar los tiempos y tu precioso manejo del lenguaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beba. Tus palabras son muy motivadoras por ser tan elogiosas. Te lo agradezco profundamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Sentido relato, Ziortza. Las fronteras de la humanidad se tornan borrosas cuando este tipo de actos son llevados a cabo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirna. Lo has expresado perfectamente en una sola frase. A veces cuando se cometen estas barbaridades es difícil saber el rol de cada uno en la naturaleza.
      Un placer que me hayas visitado. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. ¡Guau muchas gracias Recomenzar! Eres muy amable. Un saludo

      Eliminar
  12. Los pelos de punta, en serio. Me has emocionado. No tengo palabras para describirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Qué te hayas emocionado me hace mucha ilusión, porque eso quiere decir la sensibilidad que muestras por estos temas.
      Muy agradecida de verdad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy bueno, Ziortza. Cargado de sensibilidad y "justicia natural" aplicada al más destructivo de los animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andoni, estoy encantada de que visites mi blog, no sabes cómo me alegra.
      Muchas gracias por tus palabras acerca del relato, me gusta que hayas visto esa sensibilidad y sobre todo me han gustado las palabras "justicia natural".
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. Hola Ziortza, "lágrimas de elefante" siempre he creído verlas cuando de niña iba al circo. Veía su enorme frontal levantando su trompa y de pronto frente a mi esos grandes ojos vidriosos.Todo animal tiene el derecho a no ser explotado en un ambiente artificial y además es habitual que los animales de circo muestren conductas desequilibradas. Esto prueba que no están acostumbrados a la cautividad. Un relato muy bien hilvanado, denuncia de la barbarie que el humano es capaz de hacer por simple placer para enardecer su ego. Cazar por supervivencia es una cosa pero para destruir es otra muy distinta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Emerencia. Hace poco vi una película "Elephant song", en la que decían que el elefante era uno de los pocos animales que derramaban lágrimas, aquello me impactó. Hace mucho que no voy a un circo, de niña fui a alguno, pero hace tiempo que decidí no ir, creo que no podría soportarlo.
      Muchas gracias por tus palabras, un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  15. Ojalá pudiese ser así y acabasen todos empalados. He sentido alivio cuando tu elefante ha matado a ese maldito. Aunque me da penita que no suceda tan siempre como debería.

    Saluten.

    ResponderEliminar
  16. GUAUU, EXCELENTÍSIMO RELATO, FORMIDABLE TRAMA!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Reltih por tus palabras y tu visita.
      Te mando un abrazo muy grande.

      Eliminar
  17. Sensible tu relato, sientes la desesperación y empatizas con ese elefante, qué violentos y destructivos somos los humanos.
    Ojalá se pudiera rebobinar más veces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita. Creo que las personas que tenemos un mínimo de sensibilidad empatizamos con el elefante. Cómo decían antes en un comentario somos los animales más destructivos que existen, capaces de matar porque sí. Se me ponen los pelos solo de pensarlo.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  18. Somos los peores parásitos del planeta, es una realidad que dejas patente en un relato muy logrado. Enhorabuena, Ziortza, dejas bien claro que no sólo es bestia el que lo mata, el que se lo sirve en bandeja es igual de culpable. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Eva. En estos negocios, como dices, hay varios culpables: el que mata, que aterra solo el pensar que razones tendrá para hacerlo, el que colabora para que lo haga, y el que organiza el "evento" que seguro que se llevará un pastizal. En fin, un desastre.
      ¡Un abrazo, Eva!

      Eliminar
  19. Me ha gustado mucho tu relato Ziortza! Me da mucha rabia como algunos "personajes" llegan a creerse Dioses y juegan con la naturaleza, como si todo en ella les perteneciera. Los animales salvajes no deberían sufrir el acoso del ser humano, a menos que fuera por supervivencia –al fin y al cabo, nosotros también somos animales–. Pero jamás por el divertimento de algunos imbéciles. Me ha encantado el final, es muy emotivo. Un abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón. Tienes toda la razón, la naturaleza es algo que no pertenece a nadie y deberíamos dejar que se desarrollará por sí misma. Yo nunca he entendido el placer que encuentra alguien, por decir una palabra, en hacer daño o matar. En mi mundo no comprendo estas (y otras) cosas. Pero veo que a mucha gente también le enfurecen estas injusticias.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Haz un comentario