jueves, 21 de junio de 2018

CINE: TAXI DRIVER O EL SOLITARIO DE DIOS




TAXI DRIVER (1976)

Martin Scorsese (Nueva York, 1942)




Esta es la historia de un hombre enfermo de soledad; o lo que es lo mismo, de cómo se puede vivir patológicamente solo. Encerrado en ese ataúd de chapa y pintura amarilla que es el taxi, un insomne Travis deambula, vagabundea por las noches sórdidas y deprimentes de la Nueva York de los años setenta. Observa a través de las lunas del coche a los variopintos personajes que habitan la selva nocturna. “Algún día vendrá lluvia de verdad y hará desaparecer toda esta escoria de las calles”.

Frustrado por no poder hacer nada, intenta integrarse en la sociedad cuando conoce a Betsy, una preciosa mujer que colabora en una campaña política y que parece no pertenecer a este submundo oscuro y degradado, siempre según su punto de vista. Pero él ya está descartado, es un perdedor, un outsider que carece de habilidades sociales. Su incapacidad y torpeza para relacionarse con los demás, hará que Betsy huya despavorida de él.  Este hecho junto con el encuentro con un singular personaje que fantasea con la idea de matar a su mujer porque le es infiel, supondrán un punto de inflexión en la vida de Travis. Su cerebro cortocircuita, se hace con un arsenal de pistolas, prepara su cuerpo y planea asesinar al candidato a la presidencia, “he aquí un hombre que no estaba dispuesto a seguir aguantando”. Cuando fracasa en su intento, su única esperanza será la de rescatar del pozo a Iris, una prostituta menor de edad y para ello, emprende una odisea que acabará en un baño de sangre. Irónicamente, el antihéroe se convertirá en un héroe, un triunfo que no buscaba.



La idea de llevar el guión de Paul Schrader a la gran pantalla fue algo que le salió “del corazón” a Martin Socorsese; al leerlo, le impactó. Ese guión había salido de las entrañas de Schrader. Hasta entonces, Scorsese había sido un director poco destacable (aunque había rodado ya Malas calles). Con un presupuesto muy ajustado, y la idea fijada de que la película debía rodarse en Nueva York, se llevó a cabo el proyecto. Se pensó en otros actores como Dustin Hoffman, pero finalmente fue Robert de Niro, que ya había rodado El padrino, el que se encargaría de dar vida a Travis Bickle. En principio, no creían mucho en el éxito comercial de la cinta.



La visión de Schrader es la del propio Travis, todo lo que vemos en la película lo vemos a través de su mirada, hacemos ese viaje con él. De esta manera, te guste más o te guste menos el personaje, hace que te intereses por él y sobre todo te preguntes: ¿qué pasa por su cabeza?

Taxi Driver, supuso una nueva forma de hacer cine, un cine más visual que tanto caracterizaría el universo Scorsese. Y aunque tiene elementos del cine negro (esa oscuridad, ese mundo sórdido, esa voz en off), la película es un drama personal. La forma de enfocar las escenas y mover la cámara, nos remite a directores como Hitchcock o, como según el propio Scorsese afirma, a directores europeos, específicamente a Godard. 



Schrader compuso un personaje con una precisión psicológica increíble. Travis es un solitario, un excluido, un loser. Alucinación, paranoia y realidad se confunden en su cabeza (le vemos tomar pastillas una y otra vez). Vive en un aislamiento absoluto. Tiene un insomnio incurable que le hace trabajar de noche como taxista; y hacerlo en ciertos lugares, es vivir al límite. Travis no se adapta al mundo, y si lo hace, su adaptación es nefasta. Su amarga soledad hace que no quiera lo que tiene y que quiera lo que no tiene. Hay algo psicótico u obsesivo en esa búsqueda que realiza, una violencia reprimida y patológica que crece y explota de una manera funesta al final.

Robert de Niro supo interpretar todo esto perfectamente. En una composición admirable e inolvidable, esta bestia parda de la interpretación se mimetiza con el personaje de tal manera, que es imposible ver a Travis en otro actor. Una mirada, una media sonrisa, un mínimo gesto le sirven para que su mundo nos impacte y nos golpee. Como si nada, a base de freses cortas y a medio terminar, repeticiones y exclamaciones, Robert de Niro se convierte en Travis. Y aunque el personal tenga en la mente esa mítica escena de un Travis tocado frente al espejo desafiándose a sí mismo: “Are you talking to me?”, el personaje es mucho más. De Niro hará que su personaje nos emocione, nos asuste y también nos confunda. Vive en un precario equilibrio e intuimos que está a punto de caer.  Es una lastima que en los últimos tiempos no estemos viendo a este actor en su esplendor, tanto por sus interpretaciones como por las películas que elige. 



También hay que destacar a la niña Jodie Foster en el papel de prostituta, que sorprende con su desenvoltura y que ya presagiaba algo más que interesante. Cybill Shepherd encaja a la perfección en ese papel de bella mujer a la luz de la luna. Y el propio Martin Socorsese hace un cameo en un papel peculiar y extraño encarnando a un marido despechado y lenguaraz.

Mientras nuestro protagonista vive las horas nocturnas y deprimentes de Nueva York, acosada por el crimen, repleta de criaturas de la noche y cines porno, suena un precioso jazz melancólico compuesto por Bernard Herrmann. Esa música nostálgica, permutará de manera brusca en un caos de trombones y tambores, coincidiendo con los momentos álgidos de violencia y soledad que vive Travis.

Hay muchas cosas que decir de esta impresionante película, pero para eso necesitaríamos un blog casi en exclusiva para ella.  Pero no quiero dejar de mencionar que seguramente supuso el despegue de uno de los mejores directores que ha parido este arte (y no solo por sus películas sobre mafias y gangsters, su filmografía tiene obras increíbles) y también el nacimiento de un tandem (el de Socorsese-De Niro) que ha dado muestras del cine más brillante.



P.D.: sé que no siempre es posible, pero si alguien decide ver esta película, le recomiendo que lo haga en versión original (como todas, por otra parte).



Trailer de la película:


24 comentarios:

  1. Hola, Zyortza. Qué magnífica crítica. Vi esta película hace mucho, mucho tiempo y por aquel entonces me impactó porque me pareció brutal. Brutal en el buen sentido, sobre todo la interpretación de Robert de Niro, que me fascina. Voy a ver si consigo lo versión original con subtítulos (si no, estaré siglos para enterarme de lo que dicen) y la veo, me ha apetecido un montón echarle un vistazo con "ojos más adultos" después de leer tu crítica.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Chari. Desde luego la película si tuviera que tener un calificativo es impactante y mucho se lo debemos a la gran interpretación de de Niro. Yo siempre aconsejo (si es posible) que se vean las películas en V.O (subtitulada, para los que no "dominamos" el inglés), porque para mi humilde opinión, dobladas pierden mucho.
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  2. Madre mía qué gran reseña has hecho de la película! Yo la vi hace muchísimo tiempo y la verdad que la he olvidado muchísimo, lo que sí recuerdo es la escena de “Are you talking to me??” Bueno en su día imagino que la vería en castellano, pero la escena es muy famosa!
    Robert de Niro interpretó a tarados tantas veces y de una forma tan brillante que verlo ahora en películas como “el becario” o “los padres de ella” provoca hasta daño. Lo siento, pero es que las comedias americanas no son lo mío!!
    Has visto Los intocables de Eliot Ness?? Cuando la descubrí la vi hasta el aburrimiento, aunque por esa época estaba un poco enamorada de Andy García jajajaja y quizás era por eso. Pero bueno lo importante es que Al Capone es otro de los grandes papeles de Robert de Niro.
    La verdad es que creo que gracias a tu reseña voy a ver la peli otra vez, la tenía olvidada y me has hecho recordar un gran clásico con tu maravillosa entrada!!
    Me ha encantado!!
    Un besote guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, guapísima! Lo cierto es que esa escena resume perfectamente la interpretación grandiosa de de Niro y su locura. No sé por qué será pero hizo sus mejores papeles cuando era joven, a medida que se fue haciendo mayor fue perdiendo "facultades" por así decirlo, lo de sus comedias, buf, son de mear y no echar gota (perdón por la fracesita).
      Los intocables de Eliot Ness es maravillosa, con un reparto increíble y sí, Andy García era muy guapo, jeje, (hace mucho que no le veo). El Al Capone de Robert de Niro en esta película es escalofriante, sobre todo cuando coge un bate de beisbol (ejem).
      Me alegro de que te haya gustado la entrada, María.
      Un besazo grandísimo.

      Eliminar
  3. Pues me pasa como a María. Hace tanto que la vi que apenas recuerdo un par de escenas o una vaga impresión. Pero desde luego, tu apasionada reseña invita a recuperar este clásico del cine. Aunque suene a sacrilegio reconozco que De Niro no es de mis actores favoritos, me parece que tiene un registro que lo borda como es el de atormentado marginal, gangster o policía, pero cuando tiene que hacer de alguien menos exagerado siempre me parece sobreactuado. En comedia es un desastre y no solo por la calidad de la película. Me pasa lo mismo que con Al Pacino o Jack Nicholson, aunque evidentemente sean unos grandes actores. Estupenda reseña. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo hagas y si puedes en V.O. seguro que la aprecias mejor, a mí me ha pasado con todas las pelis que en su día las vi dobladas. También es verdad que es un film, como dice Chari al principio, para velo con "ojos adultos".
      Se dice mucho sobre las sobreactuaciones de estos tres actores que comentas, y es cierto sobre todo ahora que son más mayores y (personalmente) más en el caso de Nicholson (en El resplandor, que era joven, está insufrible, para mi gusto).
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  4. No he visto todavia esta pelicula, muchas gracias por la recomendacion, saludoss nwn

    ResponderEliminar
  5. Gran texto y gran mirada Ziortza sobre una película que es de una belleza amarga absolutamente única.

    Y muy de acuerdo en que esta obra podría dar perfectamente para un blog y para decenas de libros, que pienso están aún por escribirse sobre ella, sobre sus contradicciones y sus muchas virtudes cinematográficas. Verla en versión original esta y todas la grandes películas es casi una obligación para poder ver las actuaciones como son en realidad, sino lo que vemos o escuchamos mejor dicho, son a los actores de doblaje.

    Me han entrado muchas ganas de volver a verla y eso lo has provocado tú con tu escritura, así que muchas gracias una vez más por escribir tan bien sobre cine.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, me gusta como describes la película, esa "belleza amarga", esas dos palabras tan contradictorias y que sin embargo le van genial a la historia.
      Es una obra muy compleja con la que corremos el riesgo de simplificar al personaje, y sin embargo tiene tantos vericuetos, por eso, como bien dices, necesitaríamos muchos libros y muchas perspectivas.
      Yo entiendo la comodidad de ver las películas dobladas, pero es que para mi se pierde por lo menos el 60% o más de la interpretación, luego no podemos calificar a los actores por sus actuaciones, ni "disfrutarlos" en su plenitud, es mi humilde punto de vista.
      Gracias a ti, Miguel, por tus cariñosas palabras, sabes que tu opinión es siempre muy valorada por mi.
      Un besazo muy grande.

      Eliminar
  6. Estoy con los compañeros Ziortza que has hecho una gran entrada, tanto que estoy por ponerme a ver de nuevo la película porque hace tanto que la vi que apenas la recuerdo, una buena idea esta de recuperar esos clásicos tan fantásticos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Conxita! Lo más grato que alguien me puede decir después de hacer entradas como esta es que igual ve la película. Me encanta recuperar este tipo de clásicos.
      Eres muy amable, guapa.
      Un besazo.

      Eliminar
  7. Con tu atractiva sinopsis pude recordar mejor algunos puntos olvidados de la trama. Aquí, por suerte, vemos todas las pelis extranjeras en su idioma original.
    Me gustó mucho tu mirada sobre la historia. En cuanto al De Niro maduro ya no me gusta, todo lo resuelve con una mueca de la boca. En cambio en Taxi Driver su actuación es genial.
    Un gran besazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mirella! Es toda una suerte que podáis ver las pelis en versión original. Aquí en el norte de España donde vivo, es prácticamente imposible hacerlo, solo las dan dobladas en su mayoría, así que hay que tirar de plataformas digitales o DVDs.
      Te doy la razón es que el De Niro maduro no gusta, y sí tiene una mueca característica que usa para todo.
      Gracias por tus palabras, guapísima.
      Un besazo muy grande.

      Eliminar
  8. La recuerdo perfectamente,... forma parte de esa época en que los exconbatientes de la guerra de Vietnan trataban de recomenzar su vida,... la mayoría de las veces sin éxito. ES como dices una obra grandiosa de ese segmento de la sociedad que los americanos quisieron obviar. De tu entrada solo puedo decirte que me devolvió las ganas de volver a verla. Feliz San Juan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Norte, aunque no hablo de ello en la entrada, Travis es un excombatiente de Vietnam con insomnio. Aunque en la película no se alude apenas a ello, estoy convencida de que el trasfondo de la guerra está detrás de toda ese personaje perdido y desamparado.
      Gracias por tus palabras, Norte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Ziortza, Niro es único con sus personajes, aquí era joven, pero dejó huella con la película. Complejo personaje, como las circunstancias que representa. No me imagino su voz, siempre acomodé al doblaje, pero debe sentirte que te censura con el tono, ya lo hace con la mirada y su medio lado sonrisa-lunar. Hace tiempo que no lo veo en cine, pasó a hacer comedias simples, como tantos otros "maduritos" del cine clásico, ya no me gusta tanto en esos papeles. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eme! La voz de De Niro no tiene nada que ver con la de los doblajes, al menos cuando era joven, que es la que recuerdo ahora, para mí tiene algo hipnótico en su forma de hablar, sin tener nada especial, pero desde luego no es tan grave como la que le ponen en los doblajes.
      Desde luego es una pena la deriva de su cine en los últimos años.
      Muchas gracias Eme, gracias por pasarte.
      Un besazo.

      Eliminar
  10. No la he visto, tratare de verla, me ha fascinado tu reseña, como siempre genial, saludos amiga Ziortza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge espero que si la ves, te guste.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  11. Hola Ziortza,
    La vi hace muchos, muchos años; y la verdad es que solo conservo escenas fugaces y poco más de ella. Básicamente es que no era el momento en que debía verla para poder apreciarla y comprenderla. Así que me la apunto para conocerla de nuevo, eso sí, en versión original.
    Con esta entrada te aseguro que has conseguido que todo el que te lea se muera de ganas de revivirla de nuevo, :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Irene!
      Cómo bien dices, creo que es una película para verla con cierta madurez porque si no se cae el riesgo en malinterpretarla y no ver los matices. A mí es una películas que me gusta más con el tiempo.
      Siempre apuesto por la versión original, para mí hoy en día es indispensable ver las pelis (o series) en original.
      Besazos, guapísima.

      Eliminar
  12. Uf, tenía esta película totalmente desdibujada. Recordaba que me gustó mucho cuando la vi hace tropecientos años. Ni siquiera recordaba la interpretación de Jodie Foster, seguramente porque en aquella época era una desconocida y luego ya no volví a ver este film. Tampoco sabía que habían pensado en Dustin Hoffman para el papel protagonista. Es un magnífico actor pero no le veo en el papel de Travis. Quizá sea porque la imagen de De Niro y su magistral interpretación ya se nos ha quedado grabada en el subconsciente.
    Una estupenda reseña que, como digo, me ha hecho revivir este peliculón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me sorprende muchísimo Jodie Foster en esta película, porque es una autentica cría y su interpretación tiene una madurez impensable en una niña, pero bueno igual es que los buenos-buenos suelen ser bastante precoces. Tampoco me imagino a Hoffman en esta peli, siendo, cómo dices, un gran actor le falta algo para poder ponerse en la piel de Travis, y una vez visto a De Niro es imposible imaginártelo en otro actor.
      Muchas gracias por tu amable comentario, Josep.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar

Haz un comentario