viernes, 23 de febrero de 2018

MICRORRELATOS: PIANISTA BAJO LA LUNA, SER O NO SER, UN CUADRO


PIANISTA BAJO LA LUNA

                                     



Cada vez que ejecutaba una pieza con su teclado de segunda mano se le encogía el corazón. No por la ternura que le producía, sino por la falta de magia, de sonoridad, por la rudeza de las teclas.

Sopesó. Se compró con sus ahorros un piano de cola, clásico.

Midió la estrechez de la calle, y aunque justo, el piano entraba sin sufrir daños.

El transportista le dejó el bello instrumento en la acera. "A partir de aquí es todo suyo". Un amigo y él lo llevaron hasta la puerta, pero ¡ay, imperdonable error de medida!, la angosta entrada de la casa fue infranqueable.

Desesperado ató el piano con un candado a la puerta. Ese día, llorando en la calle, tocó el Canon de Pachelbel más hermoso jamás escuchado. Al día siguiente, los muchachos del barrio lo habían hecho trizas. Era el día de San Juan.





SER O NO SER




Soy existencia incorpórea, bella sin rostro, virtuosa sin proceder. Así le espero y le añoro sin conocerle. No hay día en el que no ruegue al creador que me perfile con trazos reconocibles en una maraña de aventuras confusas. Para que después él, pertrechado con sus característicos atavíos, torpón y enamorado, me lleve a ese inconfundible lugar sin nombre. Al final, nadie dudará del caballero andante, nadie osará llamarle loco, nadie se burlará de sus ideas. Llevo siglos implorando.





UN CUADRO





Siempre asomada a la ventana, como en un cuadro. Salíamos y entrábamos, pero daba igual la hora. Ella seguía ahí,  impertérrita, con sus ojeras añejas, su pelo encrespado, la bata roída y un gato que nunca ronroneaba. Al saludar, sonreía y su cara se desencajaba ante tal desvarío. Parecía soñar. Con otro mundo: pasado, efímero o imaginario. La realidad: una enfermedad devastadora, una ventana sin pintar, unos ojos suplicantes pero un corazón poco dado a implorar. Y la soledad, que por fin había llegado firme y sin piedad.




48 comentarios:

  1. Hola Ziortza, me alegro mucho de que te sientas con fuerzas renovadas para volver a escribir y hacerlo tan bonito además. Y vaya sorpresa más grata encontrarme con esa melodía tan bonita de piano al leer tus relatos desde el ordenador, que lástima que en tu primer texto las medidas acabaran con ese bello instrumento :-)

    Un cuadro, una ventana sin pintar, y un tercer texto para enmarcar. Además de tu ser o no ser componen una muy bella entrada.

    Un gran abrazo artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, todavía no estoy al cien por cien, pero espero estarlo pronto :)
      Me alegra un montón que te hayan gustado los mini micros, creo que la melodía les iba como anillo al dedo (además de mencionarse en el primero). Le dan un toque más melancólico aún si cabe.
      Te agradezco tus palabras, eres un encanto.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  2. Tres microrrelatos encantadores, mágicos, a cuál mejor. Bravo por ese derroche de inspiración que -ya era hora, jeje-, nos alegran la vista y nos despiertan la mente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, qué bueno que te gusten y te parezcan mágicos, eres siempre muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Me alegra mucho encontrarte de nuevo, Ziortza. Tres textos sorprendentes y llenos de interés. Pachelbel... Hay algo en ese terrible fuego purificador que evoca un drama antiguo e inexorable. La meditación de Hamlet, que es también la de Unamuno y la de Cervantes. Ser, dormir, soñar. Y la soledad ante la ventana, como un cuadro que contine toda la intensidad de los maestros del expresionismo.

    Lo dicho: bienvenida de nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Antonio. Yo también me alegro de encontrarme de nuevo contigo y con estos maravillosos comentarios que me hacen reflexionar aún más si cabe... Tus palabras denotan una sabiduría y una inteligencia increíbles.
      Solo me queda agradecerte que leas mis escritos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchísimas gracias Chaly. Gracias por leer y comentarme.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. PIANISTA BAJO LA LUNA,... imaginas?, un instrumento musical que solo trae una pieza de música en su interior?... a mi me parece hermoso.
    SER O NO SER,... la aleación perfecta,... dos genios frente a frente.
    UN CUADRO,... seguro que Friedrich se sorprendería,... o no.
    Me han encantado los tres Ziortza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte. Si esa pieza fuera el Canon de P. me estaría escuchándolo toda la vida en bucle, a pesar de esa melancolía que desprende.
      Muchas gracias por interpretar tan bien los micros, me alegra que te hayan gustado.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Muchísimas gracias Recomenzar. Me alegra que te hayan gustado.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buenos los tres micros. Me gustó mucho "el pianista bajo la luna" aunque me supo agridulce. Gracias por publicarlos, buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Si que es cierto que el primero deja un sabor amargo al final, pero seguro que el protagonista encontrará el modo de volver a tocar el piano.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Buenos tus tres micros, pero especialmente me ha llegado ese pianista. La música que has seleccionado es ideal para imaginarlo y qué penita he sentido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita. Muchísimas gracias, creo que la música iba muy bien a los micros ya que les da ese toque triste y melancólico.
      Me alegra que te hayan gustado.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  9. Hola guapa!! Me alegro de que estés un poquito mejor y de que ya empieces a hacer cosas, como escribir!! Y con qué fuerza has vuelto, porque vaya tres micros tan geniales que nos has regalado!!
    El del pianista es bonito y tierno, con un final que genera impotencia, pero que hace comprender el poco respeto que existe por el arte. Además a mí no me gusta nada la fiesta de san Juan, y eso que suelen gustarme todas las fiestas!! Pero esta en concreto puufff
    El tercer relato me ha encantado, al final cuando te estancas emocionalmente y te aislas es como vivir en un cuadro, que también es estático y siempre muestra la misma belleza sin variar.
    Una entrada preciosa, un besote guapísima!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias María! Estoy un poco mejor, pero voy muy lenta, igual dentro para verano así... jejeje. Me alegra que te hayan gustado los micros, si que el del pianista tiene un final muy triste y encima por esa fiesta de San Juan (tampoco es mi predilecta, además recuerdo de niña que siempre nos quemaban los trastos antes del día en cuestión, era frustrante).
      La idea del tercero lo has expresado de maravilla, poco tengo que decir.
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  10. Son todos preciosos, Ziortza, pero el último me ha tocado especialmente por lo melancólico y triste.
    Se echaban de menos tus micros.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sofía, me alegra que te gusten los micros y que los echaras de menos, jeje. Espero tener las fuerzas de seguir publicando.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  11. Me gustaron mucho los tres.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Ziortza!
    Me alegro verte con ánimos de retomar tus letras, me encanta leerte.
    Los tres micros son preciosos, pero el primero y el último me han llegado al alma.
    Ese piano que espera atado.. y lástima que la noche de San Juan sea tan atrayente para esos niños... y eso que para mí la noche de San Juan es muy bonita, pero una pena para el piano.
    Enhorabuena por tus letras, siempre es un placer leerte.
    Muchos besitos para que te mejores y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xus, me alegra que te hayan gustado los micros y te hayan llegado de esa manera. El primero si que es en cierta manera una contradicción, que un instrumento tan bello pueda servir para el disfrute de una fiesta de niños.
      Eres muy amable Xus.
      Besos amiga.

      Eliminar
  13. Hola Ziortza, compañera, que ya te ha dejado ese malnacido virus, al menos tienes tus manos y tu mente para deleitarnos con un teclado, a lomos de un jamelgo y sobre el alfeizar de una ventana, pero no sola, eso nunca. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme, muchas gracias por tus ánimos, hay sigo todavía renqueante...
      Me alegro de que te haya gustado los micros.

      Un besazo, amigo.

      Eliminar
  14. Dejar algo tan profundo en tan pocas lineas es un arte , un don , un misterio sublime,un despliegue infernal de tecnica , sintesis y sentimiento en un suspiro .
    Ciertamente tu lo tienes .Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier, la verdad es que me has dejado sin palabras, no sé si merezco esos elogios... Pero me alegro de verdad que así los hayas sentido y que te hayan gustado los relatos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¡Hola, Ziortza! Me alegra un montón que poco a poco vayas recuperando salud y fuerzas. Y lo digo de manera egoísta porque leerte es un placer. En este caso nos regalas tres micros que tienen el denominador de la melancolía, de los sueños que no se cumplen. El primero es maravillosamente visual con ese piano, los sueños, que no puede cruzar la puerta, la realidad. Los otros dos son más abstractos, más cercanos a la prosa poética a los sensaciones. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David. Es cierto que el sueño maravilloso del pianista se encuentra con la cruda realidad y "los sueños" de los niños, de alguna manera es bastante contradictorio. Si que los micros tienen mucho de la melancolía acrecentada más si cabe con esa música fascinante que es el Canon de P.
      Me alegra que te hayan gustado.
      Un fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  16. Hola, Ziortza, me alegro de que recuperes la normalidad lentamente. Tus tres micros dan mucho que pensar... el del piano porque la insensibilidad hacia la música clásica se cobra vidas, literalmente, ¡pobre instrumento!, ¿será que no hay más leña a mano? Ser o no ser Dulcinea, esa es la cuestión... y por último la mujer del cuadro, sola con su gato triste... me han gustado los tres, no sabría decir cuál más, así que comparto, guapa, y a seguir así ;)
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Eva! Ahí ando renqueando todavía..., me gusta la manera en que has interpretado los micros y que te hayan dado que pensar. Los chicos pueden ser muy crueles a veces (a posta o no), me encanta que hayas visto a Dulcinea entre líneas...
      Un besazo guapísima.

      Eliminar
  17. A tus letras les ha venido bien el descanso. Espero que te termines de recuperar, quiero seguir leyendote.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David, eres muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. hola! muy bonitos los tres micros y la musica es de maravillas, gracias quedo precioso! saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Buho por tu comentario y por compartir.

      Abrazos.

      Eliminar
  19. Hola Ziortza, que bueno que ya estés de vuelta y eches a un lado el virus gripal y todos esos sin sabores que nos narraste en tu entrada anterior.

    Buenos micros, arte y sensibilidad en el primero, puro filosofar el segundo y estremecedor cuadro el tercero, que por cierto es el que mas me ha gustado, pues contiene una exquisita mezcla de melancolía, pesar, soledad y algo de asombro, que mas pedir.

    !Feliz regreso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Harolina, estoy algo mejor, pero a día de hoy todavía tengo coletazos, a ver si llega la primavera de una vez, que aquí el invierno se está haciendo eterno.
      Me alegra que te hayan gustado los micros. Si que es cierto que el tercero tiene una mezcla de varias cosas, melancolía y soledad como dices.
      Es un placer tenerte de nuevo por aquí, querida.
      Un besazo.

      Eliminar
  20. Eres existencialismo, ojalá y te pudiera pintar y acariciar tus tan pensadas letras. Qué gran armonía encuentro aquí, en tu blog.
    Es increíble cómo escribes, un honor leerte. Sigue con tanto arte. Sigue escribiendo como toca ese piano de la entrada.

    ¡SALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Antoni. Me sonrojan tus elogios. En todo caso me alegro de que te hayan gustado mis relatos.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  21. Bienvenida Ziortza, los tres micros tienen algo en común: desarraigo, soledad, desamparo. El pianista lleno de sueños, que le son arrebatados vilmente, Don Quijote ¿Quién es el cuerdo y quién el loco? Nadie sabe, y el cuadro inacabado, la mujer triste, desolada en la ventana.

    Siempre me gusta pasar por tus letras, poco a poco te irás recuperando. Ya verás. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lola. Como bien dices los micros tienen ciertas cosas en común como lo que apuntas y también ese aire de melancolía.
      Me alegra que te pases por mi blog siempre, con la recuperación ahí ando...
      Un beso.

      Eliminar
  22. Hermosos microrrelatos y hermosa música.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ana, me alegra que te hayan gustado.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. No sé por qué he visto a la mujer del cuadro reflexionando en el ser o no ser mientras miraba y escuchaba por la ventana al pianista tocando en la calle.
    Me gustó.
    Gracias por volver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Literato Novato, muy buena frase hilvanando los tres relatos, jeje.
      Me alegra que te hayan gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Creo que creer que el día de San Juan, no fue así siempre pero creo que le tengo una aversión a los fuegos artificiales que no es normal. Muy buenos micros. Espero que tengas un buen día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa Keren, jeje...
      Me alegra que te hayan gustado los micros.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar

Haz un comentario