jueves, 14 de junio de 2018

RELATO: LA ESCENA.






La mujer cogió el dinero. Eran doscientos euros por una semana de trabajo con posibilidad de prorroga; no es que fuera mucho, pero lo que tenía que hacer no requería grandes esfuerzos: una mínima caracterización, unos minutos y un personaje sin palabras. Antonio vio en sus ojos que aquello le parecía una idea estrafalaria, pero también que ella estaba dispuesta a aceptar cualquier cosa. Y él, había llegado a un punto en su vida, que todo lo que pensaran cerebros ajenos le daba completamente igual.

Ella guardo los billetes en su bolso sin contarlos. “No son buenos tiempos para los actores y actrices de teatro” dijo luego sin venir a cuento. Repasaron de nuevo la escena, que de tan sencilla resultaba grotesca. “Bien, bien” dijo Antonio al final, “y por favor…, la coleta, no se olvide de la coleta”. Aquello se lo había repetido tres veces; repetirle lo que venía a continuación le resultaba más violento “Y…él, tampoco se olvide de él” comentó señalando una cuna vacía. Ella le miró inquieta. “Oh, disculpe” añadió Antonio y acto seguido cogió un rebujo de mantas que había en la cama y lo depositó en la cuna. De aquella madeja sobresalía tímidamente una cabecita calva de plástico duro y tono rosado.

Antonio cogió al perro y dejó a la mujer sola en casa. Estuvo dando vueltas por el vecindario, quería darle tiempo a prepararse. Intentó no pensar demasiado e intentar dejarse llevar por las sensaciones, últimamente le había dado buen resultado. Las ensoñaciones habían desplazado a la realidad y habían encontrado un hueco que rellenar, haciendo la vida un poco más asimilable. De ahí que aquella idea hubiera brotado como una rama de árbol a la que asirse. Miró el reloj, había pasado media hora, le pareció suficiente.

Se sentó en el banco que daba a la fachada de su casa, como tantas veces había hecho, y esperó. Su piso era el tercero y allí situó la mirada. A los cinco minutos empezó a impacientarse, pero de pronto se encendió la luz del salón. Un recuerdo en forma de aguja se le clavó en el corazón. La sombra de la silueta de una mujer con coleta se proyectó en la cortina. Antonio contuvo la respiración, tenía algo entre sus brazos…, era el bebé. Ella empezó a acunarle suavemente; después, con más viveza, le alzó hacia arriba mientras le hacía arrumacos y gestos con la boca. Volvió a bajarle y le dio un beso en la frente. Y otra vez el vaivén en su regazo. Así pasaron unos minutos.

Después la sombra desapareció de su panorámica y Antonio cerró los ojos. Justo cuando el reloj del parque marcaba las diez en punto, la luz se apagó.


31 comentarios:

  1. La mente y las emociones llevan a algunas personas a llevar a término ideas surrealistas, que sirven como consuelo a una situación tan trágica como la que se desprende que tuvo que vivir en un pasado el personaje que has creado. O quizás fue algo que siempre soñó, y nunca pudo tener...eso ya solo lo sabe la autora del relato :-), en cualquier caso, una vez más solo puedo felicitarte por la situación tan inquietante que has creado y desarrollado.
    Un placer leerte Ziortza, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, efectivamente muchas veces cuando la vida te da un palo muy fuerte, la mente "inventa" situaciones o intenta recrear momentos para que la vida se haga más llevadera. Es lo que intenté transmitir con este relato. Aunque también cabe alguna que otra interpretación, lo reconozco, dado la ambigüedad del mismo.

      Te agradezco tus amables palabras, una vez más (y son muchas), Miguel.

      Un besazo muy grande.

      Eliminar
  2. Mi interpretación es la más dramática posible: El protagonista vive de recuerdos y quiere revivir un pasado feliz. De este modo, su dolor se hace más llevadero imaginando que nada ha cambiado y que las dos personas a las que mas quiso siguen allí, donde él fija la mirada esperando ver sus siluetas, ella con la coleta de siempre y el bebé en sus brazos.
    Sea como sea, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep. Cómo le comentaba a Miguel, esa era la idea que tenía a la hora de hacer el relato. No me gusta mostrar la cruda realidad de una manera directa, por eso a veces todo resulta muy sugerido y da lugar a otras lecturas, lo cual me parece que está muy bien.
      Leer tu comentario del relato casi me emociona a pesar de haberlo escrito yo.
      Un abrazo muy fuerte, Josep.

      Eliminar
  3. Sin frases dramáticas representaste el verdadero drama del protagonista: querer revivir por unos momentos una escena habitual y que ha perdido. Sostener la ilusión de que en medio de la soledad aún puede ver a esa mujer y al bebé.
    Por lo menos es mi interpretación.
    Breve y contundente relato, Ziortza.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mirella. Tener que explicar por qué este hombre necesita recrear ese recuerdo o que es lo que le pasó no me salía o quizás se me hacía muy duro, prefería dejar al lector la interpretación. Me alegra saber que la idea que yo tenía ha llegado.
      Muchísimas gracias por tus palabras, guapísima.
      Un besote muy grande.

      Eliminar
  4. Todo vale para intentar superar la soledad,... la pérdida de los seres queridos. Me ha encantado Ziortza,... y sabes por qué?,... por su sencillez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte,
      Yo también creo que todo vale si es para mitigar nuestro sufrimiento o hacerlo más llevadero, siempre y cuando no hagamos daño a nadie. Me alegra que te haya gustado esa sencillez del relato.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bien logrado el clima y el momento. Palabras escasas, sugerencia completa.
    Valió la pena seguir el consejo de Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gavrí por tus palabras, eres muy amable, esa era la idea.
      Me alegra que te hayas pasado por mi rincón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Ziortza, como ya es costumbre en tus relatos, siempre hay mucha profundidad en ellos y se prestan para que la imaginación del lector baile a su antojo.

    Además de lo que ya han interpretado otros colegas, también podría ser una mea culpa de Antonio, por interrumpir un embarazo tal vez indeseado por el, o por el contrario hacerse la idea de como seria la escena si no interrumpe el embarazo y decide hacerse cargo de lo que es responsable.

    Otra posibilidad es que este planeando robarse un bebe y como seria la mejor forma de hacerlo sin dañar a la mujer a cargo.

    Podrían existir otras razones mas, pero mejor lo dejo hasta aquí.

    Eres muy buena escritora y excelente guionista para crear un abanico de posibilidades en un mismo relato y lo mejor de todo, conciso y relativamente corto.

    Te felicito y te insto a seguir por esa linea y aspirar a más si así lo deseas.

    Lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Harolina.
      Lo cierto es que me gusta sugerir más que contar directamente algo, eso da lugar muchas veces a la ambigüedad o cómo dices a que el lector interprete, aunque una tenga su idea principal en la cabeza.
      Me ha gustado cómo le has dado un giro a la historia dándole un tono más inquietante, también muy profundo. Me he dado cuenta con vuestros comentarios que la historia puede tener muchas bifurcaciones, lo cual me fascina.

      Muchísimas gracias por tus últimas palabras tan amables y halagadoras (que no sé si merezco), eres tremendamente generosa.
      Un beso muy grande, amiga, que tengas un estupendo comienzo de semana.

      Eliminar
  7. Superar un trauma es tan difícil que a veces las personas llegan al extremo de recrear una ilusión. Cada persona necesita pasar el duelo a su manera y durante el tiempo que necesite, los sentimientos son siempre respetables. Es un relato muy triste porque ese pobre hombre debe de sentirse muy solo y desolado.
    El comentario de Josep me ha gustado mucho, porque es tal como lo he entendido yo.
    Un besote guapísima, me ha gustado mucho!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa,
      Creo que la idea principal es esa, la de superar un duela recreando una situación que ha desaparecido en la vida del protagonista y que era algo cotidiano en su vida.
      Muchísimas gracias por tus palabras, María, te mando un beso muy grande.

      Eliminar
  8. Como los demás, interpreto que los seres humanos, ante la falta de alguien, la pérdida o simplemente la frustración de no tener algo que siempre hemos deseado, construimos nuestra propia realidad, muchas veces al margen de la lógica.
    Sencillo en palabras, pero la verdad es que es muy profundo en lo tocante al mensaje.
    Un placer leerte, como siempre.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Sofía, esa "realidad paralela" es un refugio ante la verdadera realidad que puede ser dolorosa. Ese vivir o revivir situaciones que ya no se dan o quisiéramos que se dieran.
      Muchas gracias por tus palabras, Sofía, siempre tan amable.
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  9. Lo aterrador de quien lo ha perdido todo y prefiere vivir en el bucle agónico a la posibilidad de rehacerse, que le resulta impensable. Terrible y muy bueno, Ziortza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andoni. Qué bien has resumido en una sola frase el relato entero, eso demuestra tu sensibilidad.
      Me alegra que te haya gustado.
      Besarkada handi bat.

      Eliminar
  10. Trágico y cotidiano.
    Como aferrarse a ese recuerdo que tan feliz hizo a tu protagonista.
    Nos has llevado de la mano hasta ese desenlace en el que uno es consciente de que triste y difícil es superar la pérdida de los seremos amados.
    Muy bonito, Ziortza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene,
      Desde luego es una escena tan cotidiana que resulta escalofriante o cuanto menos inquietante que alguien la quiera recrear por alguna triste razón. Cómo dices, no todos podemos superar las pérdidas de igual manera.
      Gracias por sus generosas palabras, guapísima.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Hola Ziortza:

    Bonito y emotivo relato de alguien que ha perdido a un ser querido y quiere recordar de la manera que puede los momentos vividos.
    Me ha emocionado.

    Un saludo y sigue deleitándonos con tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias J., me alegro de que te haya emocionado.
      Te agradezco una vez más, tus amables palabras.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Pasar página suele ser complicado, imposible a veces, sobre todo si no se quiere. La desesperación te puede llevar a hacer cosas muy, muy extrañas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es complicado, si no se quiere o también si no se puede en ciertos momentos. Puede ser extraño, pero también comprensible.
      Gracias por tu comentario, David.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Hola Ziortza.
    Emotivo relato, resume muy bien la pérdida sin entrar en una carga excesiva de drama.
    Con tu permiso me quedo por aqui.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras, Juanjo, y por quedarte en este rincón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Me gusta como escribes directo claro y no largo fenomenal saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Recomenzar, me alegra de que te guste cómo escribo.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar

Haz un comentario