domingo, 5 de noviembre de 2017

RELATO: ¿DESENCANTO?








—Es de madera de cedro del Líbano, huélelo. —Dani alude a un joyero antiquísimo de su abuela que me ha regalado. Vamos paseando por el barrio de los pescadores y tengo que volver a sacarlo de la bolsa. "A mí me huele a ceniza vieja" he pensado. Pero no se lo he dicho, por supuesto. Ya me ha mirado como a una alienígena cuando se ha enterado de que no me pongo joyas. ¿Por qué la gente se tiene que deshacer de cosas supuestamente sentimentales obsequiándoselos a personajes desaprensivos como yo que acaban de conocer? ¿Realmente cree que estamos viviendo un idilio de enamoramiento perpetuo desde que nos conocimos borrachos en aquella verbena hace dos semanas?

—Le daré otros usos. —He tenido que tranquilizarle. "Para recoger los excrementos del perro cuando le saco a pasear, por ejemplo" he pensado. Tampoco esto se lo he dicho. A veces creo que no tengo sentimientos, que me gusta recrearme en situaciones que seguramente no van a darse y que me provocan un morbo indescriptible. Acabo de imaginarme a Dani sorprendiéndome con la mierda del perro dentro de la cajita de madera de cedro de su abuela. No sé a qué juego.

Seguimos andando muy despacio, muy muy despacio, Dani parece querer darle un aire nostálgico y romántico a nuestro paseo y eso me repele, no me gusta. Empiezo a sentir angustia con tanta parsimonia y acelero el paso. Él me sigue sin rechistar, lo cual no hace más que molestarme más, ¿no le afectan esos cambios bruscos en mi ánimo, en mi actitud? ¿Qué es lo que busca en mí?

Llegamos a los acantilados. Miro al cielo: nubes arremolinadas, negras, condensadas que dejan entrever una esfera amarillenta… Una espesa niebla a nuestros pies.

—¿No te recuerda a Turner? —le comento.

—¿Cómo?

—¿Sabes quién es?

—Me suena algo, de estudiarlo en el insti…

Mentiroso…  Eso no se estudia en el insti. Si hay algo que odio es que alguien vaya de lo que no es. ¡Cojones!, si no sabes de qué te hablo, dímelo abiertamente farsante.

—¿Vas al gimnasio? —me pregunta.

“¿A qué viene esto?”

—Iba, lo dejé porque no soportaba a tanta gente sudando a mi alrededor. Prefiero dar un paseo en bici.

—En la verbena no parecías muy a disgusto con toda esa gente alrededor sudando.

“Touché”

—Sí, había bebido mucho.

Lo cual quiere decir que no era muy consciente de lo que sucedía, ni de él tampoco. Por eso estamos aquí ahora intentando salir de este entuerto en el que nos hemos metido. Una sinrazón que dura ya quince días, ni más ni menos. Puede resultar incluso gracioso, da la sensación que nos queremos dejar en vergüenza mutuamente (¿delante de quién?) Y sin embargo cada tarde de cada día, desde que nos conocemos, damos el mismo paseo hasta la playa.

Dani me ha adelantado y ahora está mirando a la nada, dándose aires. De pronto comienza a hablar de su familia, de que si su padre es carnicero o algo así (¡por Dios!), no me entero muy bien, ya que me está dando la espalda y el pobre no se da cuenta de que su voz se proyecta hacia delante, y solo puedo escuchar un eco como de ultratumba de lo que dice. Su madre se fue cuando era muy pequeño y se las han tenido que arreglar solos con su abuela que ahora está muy enferma (la del joyero de madera de cedro). No es que sea una insensible, pero supuestamente estamos tratando de iniciar una relación, si está intentado dar pena… no creo que sea la manera. No hace nada para seducirme, para parecer atractivo. Y mi cabeza imagina algo raro: ¿y si me acercara a él, que está a escasos centímetros de la cornisa, y le empujara levemente con una mano?, ¿qué pensaría mientras está cayendo a la nada? ¿Se giraría un momento para mirarme con ojos incrédulos y aterrorizados, o caería sin más, agitando brazos y piernas como un poseso?

¡Dios!, estoy delirando, esto se ha convertido en algo inaguant…

Dani se ha dado la vuelta. Tiene los ojos vidriosos, parece que ha querido llorar y no ha podido. Pero su cara está realmente desencajada.

—Lo siento, no quería…

—No te preocupes. —Incluso parezco sincera.

A esto le sigue un tenso silencio. Dani hace una mueca extraña como queriendo recapacitar, rastrea al suelo y acto seguido me lanza una mirada aturdidora. Algo ha cambiado en su cara, no sabría decir qué… Da tres pasos lentos sin dejar de mirarme y se sitúa junto a mí, me está rozando. Y yo siento una extraña electricidad. He comenzado a sonrojarme, ¿qué está pasando? Su dedo acaricia me dedo meñique ligeramente. Suspira, coge aire, vuelve a suspirar. Su cabeza se acerca a mi oído.

—Me encantaría verte desnuda —susurra.

Mmmmm, eso sí que no me lo esperaba.   


56 comentarios:

  1. Menudo cambio de registro en la cita de tus protas, Ziortza. Puede que finalmente lleguen a entenderse, después de todo, y no sé muy bien qué sentir al respecto, porque no estoy segura de que el pobre muchacho no se esté metiendo en un berengenal y de los gordos. ¿No tiene ella un "punto" rarito que puede desembocar en cualquier cosa?...

    Qué buena historia, nos tienes en ascuas hasta el final y, justo al final, lo que nos tienes es con los ojos como platos por la sorpresa. Me ha gustado mucho, tu prota femenina me parece de lo más interesante.

    ¡Un beso de domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia! Lo cierto es que es difícil que sentir al respecto, te entiendo, jeje. Cuando hice el relato (que me salió de corrido) pensé en una pareja que no se entiende, que está tratando iniciar una relación, pero llevado todo un poco al extremo, para al final acabar terminando con todo. Pero sí, te doy la razón ella es raruna como ella sola.
      Muchas gracias por tus palabras, Julia.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  2. Un comentario seductor que parece cambiarlo todo y ser un punto de inflexión después de tanto paseo bucólico frente al mar, del desencanto a la excitación. Y quizás un paso de la parsimonia a la electricidad que se hizo esperar. Cuestión de tiempos, ¿no?. Un gusto leerte Ziortza, te envío un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel! Creo que cualquier idea que tengamos preestablecida de antemano puede irse a la mierda con una frase bien dicha o una mirada bien clavada. Es por eso que al final hago ese pequeño (o gran) giro, ya que sorpresas te da la vida...
      Gracias por leerme, Miguel.
      Un besazo.

      Eliminar
  3. Un extraño relato lleno de detalles significativos: el como se conocieron y el no saber a que atenerse o mas bien como zafarse, la cajita de madera de la abuela enferma que le huele a cenizas, la mente inquisitiva y algo siniestra de la chica, con personalidad ambivalente, el repentino cambio de actitud de él hacia ella, como si se tratara de otra persona, en fin una amalgama de emociones descrita con dos simples personajes, toda una proeza Ziortza.

    Me ha gustado percibir como mediante un dialogo aparentemente hueco de un simple relato, nos dejas ver dos personalidades tan complejas, a través de dos personajes tan inexpresivos y taciturnos.

    Te felicito Ziortza. El relato da para mucho mas, puedes fantasear todo lo que quieras con estos dos personajes, son lo que se dice, la mar de desconcertantes e impredecibles.

    Me encantaron esos monólogos inquietantes de la chica y ese aire de indiferencia y andar silencioso de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Harolina el relato es raro. Me hace mucha ilusión la interpretación que haces del relato. Al final somos seres complejos y muchas veces tenemos personalidades ambiguas, en fin, no todo es claro como el agua. En este caso el carácter sobre todo de la protagonista, es un tanto siniestro o extravagante por decirlo más suave; pero él tampoco se queda corto con sus cambios repentinos.
      Creo que al final, su mayor logro es que a pesar de esto, acaban entendiéndose. (De momento, jeje)
      Muchas gracias por tu visita, Harolina, y tus cariñosas palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. no sabes como me gusta leerte aunque muy poco se de ti abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Recomenzar. Me hace mucha ilusión leer estas palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Quién sabe cómo acabará esa relación tan especial. Eso si realmente empieza. Me da la sensación de que esa chica necesita experiencias fuertes. No sé si Dani estará a la altura. Yo. si fuera él, me alejaría de alguien aparentemente siniestro. Pero, ay el amor, parece que el influjo que ejerce sobre él es inevitable.
    Un relato muy intrigante, casi de thriller psicológico. SE me antoja como un enfrenamiento entre la bondad más ingenua y una maldad agazapada que duda si salir a flote o mantenerla retenida en la imaginación.
    Imaginación la mía intentando interpretar algo que solo su autora conoce, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente, como ocurre en la vida real, no sabemos que pasará Josep. Desde luego si el supiera algo acerca de los pensamientos de ella, no se si acercaría tanto, jeje. Me gusta mucho esa interpretación que haces de una especie de juego entre el bien el mal. Si quieres que te diga la verdad, cuando hago este tipo de relatos raros, ambiguos, con finales abiertos, me gusta que la gente saque sus propias conclusiones, y esta es una perfectamente posible.
      Gracias por tu visita, Josep.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha recordado lo intempestivo (y delicioso) de una cadencia rota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Antonio. Preciosa frase la que le dedicas al relato, muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Ay, ay, ay, traviesaaaa. Qué personaje ella, y él claro... al final. Uhm...consigues atrapar con este relato tan bien avenido hoy. No sabía muy bien por donde iba a tirar tu protagonista con ese soliloquio en compañía, jeje. Gracias. Todavía me pregunto que hará con la cajita de cedro, lo mismo la primera noche, mañana, tarde... la tira por la ventana...jajaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eme! Jajaja. Al final él tiene que hacer algo, "tirarse a la piscina" porque ve que con esta mujer no va a ningún lado. Ay si supiera ese soliloquio que se trae ella en lo que se refiere a él. No se por qué pero la cajita de cedro a ella le causa un repelús, jeje...
      Un besazo, Eme.

      Eliminar
  8. Con breves trazos nos delineaste una protagonista con actitudes bastantes poco amables y un tanto despectivas, mientras que él parece sumiso y algo aburrido para ella.
    Sin embargo, los ubicas al borde de unos acantilados y eso en el lector suscita cierta inquietud, sobre todo por la actitud de ella.
    Finalmente, él parece reaccionar con un pedido que la toma desprevenida y quizás era lo que estaba esperando.
    Muy bien contado, con toques irónicos, como el destino que iba a darle a ese joyero que él le había regalado.
    ¡Un gran abrazo, Ziortza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirella.
      Creo que has perfilado muy bien en pocas palabras la actitud de cada uno y lo que supone para el otro. Ellos no parecen complementarse, pero al final él parece tocar un botón que ella no esperaba. Quién sabe..., igual hasta tienen futuro.
      Un besazo, Mirella.

      Eliminar
  9. Me gustado, Ziortza, este relato en primera persona, donde la disparidad de caracteres, asi como esta incipiente relación tan inusual o carente de vínculos afectivos, recrea un interesante "duelo" entre ambos protagonistas.
    Ese giro final marca un antes y un después de esta relación, que quien sabe si al final llevará a experimentar un amor pasional entre ambos protagonistas.
    Merecería la pena que hicieras una segunda parte resolviendo el enigma. Bueno es solo una sugerencia por mi parte y tú eres quien decide.
    Un abrazo.

    P.D. Disculpa que haya eliminado este mismo comentario, pero lo hice a través del perfil de Consciencia y Vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Estrella! Me alegra que te haya gustado el relato. Al intentar reflejar la discordancia entre las personalidades de ambos, me salieron unos personajes (sobre todo ella) bastante insociables. Bueno, en principio, parece que en algo se van a entender, pero he querido dejar abierto el final para que cada cual se haga la idea. De momento no tenía pensado una segunda parte, pero nunca se sabe..., jeje.
      Un besazo, Estrella.

      Eliminar
  10. Fíjate que pensé que quien la empujería a ella sería él,... y cuando ella le mirase con ojos incrédulos, él con los ojos vidriosos le diría que lo sentía,... pero a su abuela no le acababa de convencer. En fin Ziortza, David nos ha acostumbrado a la novela negra jajaja, pero que conste que tu final también me ha gustado. Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Norte! Sí que has dejado volar la imaginación, cuando no sepa cómo terminar un relato, te avisaré, jeje. Bueno, por lo menos espero que mi final no te haya defraudado.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Era inquietante y mientras te leía no sabía quién acabaría con quién, vaya pareja más extraña. Lo cierto es que a veces corren por el mundo parejas que una se acaba preguntando por qué están juntas, si son como las de tu relato, ni se importan ni se interesan y entonces ¿por qué perder el tiempo? A veces se salva el sexo y por eso algunos y algunas aguantan lo que sea, ya veremos qué tal les va a tus protas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Conxita!
      Creo, como dices, que en la vida hay personas que están juntas y ni ellas saben por qué. En este caso, no sabemos qué va a ser de ellos, ni siquiera si van a iniciar una relación. Pero la vida da muchas sorpresas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Una pareja compleja y que en un principio parecía tan contrarios y que al final encuentran una fusión para en el futuro quizá, conocerse mejor. Me ha gustado mucho el monólogo interno de ella y pasmoso comportamiento de él en un principio.

    Sin embargo, destaco una importante lección en tu maravilloso relato con respecto a ella, a pesar de lo "desagradable" que le produce la compañía de Dani, se dio aunque inconsciente, una oportunidad para que la química entre ellos surgiera.

    Te ha quedado muy bien, Ziortza, a tal punto que pareciese ser tú el que vivieras la experiencia. Un placer leerte, amiga.
    ¡Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila!
      Cuando se inicia una relación, creo que muchas veces pasan cosas como las de los protagonistas (esperemos que no hasta ese extremo), al principio nada nos convence, todo parece estar en contra, y al final encontramos algo que nos lleva por otro camino. En principio, es lo que le pasa a ella, aunque no sabemos qué pasará.
      Muchas gracias por tu cariñoso comentario, querida Mila.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  13. Ains pero sí él es un encanto, con el joyero de su abuela, ¡con lo que me gustan a mí los joyeros y las antigüedades! Es ella quien no acaba de abrirse y que incluso tiene pensamientos asesinos, pobre chico jaja
    Me ha encantado el giro del final, por un momento he pensado que él también quería matarla a ella. A ver si con este comentario se suaviza la relación y por fin pueden disfrutar el uno del otro como es debido :))
    Genial relato guapísima, no he despegado los ojos del móvil mientras leía! Besote de lunes :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa! A mí me pasa como a ti, si me regalaran un joyero antiguo seguro que ya me tendrían medio conquistada (y eso que tampoco uso joyas que digamos). Pero es que ella es rarilla (por no decir otra cosa). Jajaja, menos mal que al final él no la ha matado a ella, aunque si supiera las cosas que pasan por su imaginación...
      Gracias por tus palabras guapísima.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Hola, pues yo pensé que al final tu ibas de cabeza con él al acantilado .Un final sorprendente.Tu historia me gustó.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Betty, menos mal que no me he ido con él por el acantilado abajo, jeje (creo que te referirás a la protagonista).
      Me alegro de que te haya gustado el relato.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Desde luego es un relato que demuestra toda tu sensibilidad de escritora. Porque el personaje femenino que muestras rompe clichés. Diría que tiene una personalidad que raya la de un psicópata, su ausencias de sentimientos, el atroz aburrimiento que le causan las sensiblerías de Dani, su rebeldía ante un ideal edulcorado de lo que la sociedad considera que debemos sentir por la familia... Sin duda es un personaje rompedor que solo unos ojos de escritora puede plasmar en un papel. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David!
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras. A todos nos pasa que a veces imaginamos situaciones que sabemos que no van a darse, pero creo que en el caso de ella si que es una personalidad al menos "especial". Una vez leí que a nuestro alrededor hay algunas personas que son "psicópatas latentes" o algo así, personajes fríos y sin sentimientos, nada empáticos, que nunca van a hacer lo que piensan, pero rozan el límite.
      Bueno el tema da un poco de repelús, jeje.
      ¡Un abrazo, David!

      Eliminar
  16. Por lo menos le ha sorprendido, porque parece que la chica no estaba muy interesada hasta ese momento.
    Nos has llevado muy bien hasta la sorpresa final, genial.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Me alegra haberte sorprendido. Interesada, interesada..., no, más bien todo lo contrario, jeje.
      Un besazo.

      Eliminar
  17. Genial, una vez más Ziortza! Has conseguido arrancarme una sonrisa por lo irónico de la situación. A veces conocer a una persona puede ser un proceso confuso, pues no sabes bien por dónde tirar ni cómo predecir lo que tus palabras o actos van a provocar en el otro. Claro que, cuando se rompe esa barrera que nos acerca a la sensualidad, curiosamente nos relajamos y empezamos a sentir interés incluso por alguien que al principio nos sacaba de quicio, como es el caso.
    Como digo, fantástica narración.
    Un mega abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sofía! En realidad, a pesar de la situación que viven los protagonistas, me alegro de que hayas reído un poco, ya que los pensamientos de ella..., en fin. Es verdad que muchas barreras se convierten en nada cuando aparece esa sensualidad de por medio, es como un botón que hace saltar chispas, jeje.
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras, Sofía.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  18. Maravilloso, me ha encantado bastante, un relato ciertamente incomprensible, tan incomprensible como la vida misma, llena de sorpresas, situaciones inesperadas, lleno de sentimientos transparentes que el alma sincera sabe expresar.

    Amiga Ziortza aunque ya te lo he dicho antes, tus relatos son magia, esa dulce sensación que un corazón sincero como el tuyo puede transmitir y me gusta navegar entre tus palabras y los sentires que transmites, abrazos, espero estés muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jorge! Me alegra que te haya gustado el relato. Cierto que es en parte bastante incomprensible y surrealista (sobre todo la parte de los pensamientos de ella). Me gusta que hayas apreciado esto en la narración.
      Te doy las gracias por tus amables y cariñosas palabras, amigo Jorge. Y te mando un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  19. Excelente relato, me gustaría promocionarlo en relatocorto.com, iría con un vínculo a tu página y todos la información de autoría. http://goo.gl/Twi6XA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sebastián. Estaría encantada de que los publicaras en esta página.
      Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  20. Todo el mundo tiene esa capacidad de sorpresa, aunque no todo el mundo la utilice. Me gustó el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David. Me alegra que te gustara el relato.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola,
    La mente desde tan temprano relación y ya cavilando en lo que no le gusta de él jaja tiene mucho de cierto que las noches de farra deberían ser solo para bailar porque nunca sabes lo que te puede ocurrir,ni antes, ni después. Buen relato!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Keren!
      Sí que es cierto, que las noches locas muchas veces no traen nada bueno...
      Esperemos que a pesar de como han empezado, no sea el caso de nuestros protagonistas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Si tal vez trataba de dar pena, pero al igual que ella tenía su relato interno. Más que sorpresa, atrevimiento, o las dos cosas.
    Buen relato, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias literatonovato. Cierto, los dos tienen sus historias...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Hola Ziortza,
    Me parece que Dani va a tener que tener muuucha paciencia si quiere llegar a algo más en esta relación, pero tienen un punto a su favor y es la atracción, ya luego el tiempo les dirá.
    Me ha gustado mucho esta extraña relación, y lo que muchas veces se piensa pero no se dice por miedo a que lo miren a uno como a un loco, jeje
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Irene! Bueno si al final la relación llega a buen puerto, esperemos que ella se relaje un poco y se deje llevar si dar demasiadas vueltas a la cabeza... Estoy contigo en que si alguien se metiera en nuestra cabeza para saber lo que pensamos a veces..., en fin.
      Gracias guapa.
      Un besazo.

      Eliminar
  24. Hola Ziortza! Me leí el relato ayer pero no pude comentar, jeje. Me ha encantado y parecido muy entretenido. La protagonista es muy especial, sin duda, excéntrica en ciertos aspectos. Aunque consigues que el lector "conecte" un poco tanto con ella como con el chico, dibujando dos personalidades muy bien definidas. Y con el final me descojoné vivo, me parece sublime, sobre todo la reacción de la protagonista, que a mi parecer, se da cuenta de que ha juzgado demasiado rápido y de que siempre puede haber sorpresas en las sombras del alma. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ramón! Qué bien que te haya parecido divertido, al final es un relato para entretener, jeje. Yo también (salvando las distancias) me identifico un poco con ambos: con el desquicie de ella y la desorientación de él; así es la vida.
      Muchísimas gracias por tus palabras, Ramón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Me ha gustado mucho Una extraña relación como extrano la situación que se conocieron. La cajita de la abuela me llevó a otra conclusión, pensé que el algo iba a rodar por el acantilado. La actitud de la fría y desinteresada de la chica y las prisas de de él da para una relación que puede cambiar en cualquier momento. El sorprendente final da para una segunda parte. Animate a escribirla Ziortza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen. Jajaja, sí, todo indicaba que algo o alguien iba a acabar acantilado abajo. Menos mal que al final no fue así. Lo cierto es que lo escribí para que acabara así, con un final abierto, ya veremos si en el futuro me inspira para algo más, jeje.
      Gracias por tus palabras y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  26. hola! muy interesante tu relato, nos has echo pensar bastante, relato muy sugerente! gracias, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Buhos. Me alegra que os haya gustado el relato.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. ¡Hola Ziortza!
    Me ha gustado mucho tu relato, con esa voz interior tan elocuente y juvenil, que nos haces ver la escena a la perfección describiéndonos a una chica aparentemente más madura pero con muchas inseguridades. Con el sugerente final nos has dejado preparados para una segunda parte, así que ánimo Ziortza!!
    Un abrazo bien grande y besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Xus! Cierto, has descrito a la chica perfectamente, se cree "la leche" pero seguro que todo eso esconde frustraciones y amargura.
      Gracias por tus cariñosas palabras, Xus. La cabeza de momento no me da para una segunda parte pero ¡ya veremos!
      Un besazo, amiga.

      Eliminar
  28. Pues creo que está siendo sincera consigo misma, simplemente, lo de imaginarse tirándolo por el acantilado es algo que a todos nos ha pasado en algún momento –ahora la rara voy a ser yo, ya lo estoy viendo–, me explico, eso de pensar "a este lo mato" e imaginártelo de repente, ella también se asusta de hasta dónde vuela su imaginación, así que tampoco es que sea una psicópata, lo sería si lo hiciera realidad, seamos sinceros... En fin, enhorabuena por tu relato, Ziortza, entretenido, y el giro final está bien, es lógico que la sorprenda cuando apenas se conocen, ella da por hecho demasiadas cosas, jeje.
    ¡Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar

Haz un comentario