sábado, 11 de noviembre de 2017

CINE: LA NOCHE DEL CAZADOR.


LA NOCHE DEL CAZADOR (1955)

Charles Laughton (Reino Unido, 1899- Estados Unidos,1962)



Basada en una novela breve de Davis Grubb, esta película supuso la única como director de Charles Laughton, actor inolvidable  de películas como Esmeralda la zíngara o Espartaco, y complicado de dirigir según Hichcock: “A lo máximo que se puede aspirar con él es a ser árbitro”.

Con esta cinta nada fácil de clasificar (thriller gótico, cuento de hadas con pesadilla, fábula inquietante…) Laughton demostró que tenía madera para dirigir, pero la crítica no le acompañó en su momento y no volvió a ponerse detrás de las cámaras.



La historia está ambientada en la época de la depresión norteamericana. Un ladrón y asesino confía un dinero a sus hijos para que lo escondan momentos antes de ser detenido por la policía. Es condenado a la pena de muerte pero antes, en la cárcel, conocerá al “predicador” Harry Powell (Robert Mitchum) y le contará su historia. Una vez cumplida su condena, Powell sale de prisión ataviado con sus atuendos y su característico sombrero. Se acercará a la aldea donde vive esta familia, engañará a la mujer del difunto, Willa (Selley Winter), para casarse con ella y comenzará la pesadilla para sus hijos John (Billy Chapin) y Pearl (Sally Jane Bruce), ya que su único objetivo es encontrar el dinero escondido por ellos. En este sentido es de alabar sobre todo la interpretación del niño Billy Chapin, aunque por alguna curiosa razón a Laughton los niños actores no le gustaban y tuvieron que ser dirigidos casi siempre por Robert Mitchum; un dato curioso teniendo en cuenta el rol que representaban cada uno en la película.



Acostumbrados a ver a Mitchum en otro tipo de papeles, aquí encarna a la perfección a este peculiar y memorable malo que lo mismo nos produce terror que desconcierto. Con las palabras Hate (odio) y Love (amor) tatuadas en sus nudillos, sermonea y engatusa a sus víctimas con una charla alegórica sobre el amor que acaba venciendo al odio. Es muy representativa la escena en que el niño observa aterrado desde un granero, la figura cantarina de este personaje en una colina y la expresión confundida: “¿Es que nunca duerme?” del pobre chaval.



Y es que la película, en su mayor parte, es la persecución del hombre a los dos niños. A pesar de que está salpicada con “extraños” momentos de humor, la historia es muy humana y sobrecogedora. La desolación y desamparo de John y Pear es absoluta cuando se percatan de que ningún adulto les va a ayudar y  que tienen que emprender la huída en una barca río abajo: esta parte es especialmente fantástica y maravillosa.



Si Robert Mitchum representa el mal y todo lo que es capaz de hacer, el personaje de la gran Lillian Gish, Rachel, personifica la bondad que todavía habita en el ser humano. Como protectora de los niños se enfrentará a Harry Powell; en este sentido es de destacar la escena en la que la sombra de su figura empuñando un rifle se plasma en la pared dentro de la casa. Mientras, afuera, el predicador entona un himno religioso al que se le une Rachel añadiendo su voz, y así exorcizando todos los males representados por Powel.



Es una cinta inquietante y hermosa, perturbadora y emotiva. Son adjetivos que a priori pueden casar mal pero que se observan con detalle en esta joya del cine. Es una película que descoloca bastante en una primera visión. El Mal en su máxima expresión, puede ser el protagonista de la historia, pero también lo son el fervor religioso que nos puede llevar por sombríos caminos, la perversidad infantil y la oscuridad.

Todo ello visto desde la óptica del mundo de los niños donde todo es posible: el miedo, los ogros, las pesadillas…, pero también la esperanza y el amor.



TRAILER de la película:


25 comentarios:

  1. Hola Ziortza, hoy puedo hablar con conocimiento de causa, si es que esto posible en un marciano. Y fíjate lo que son las casualidades en la vida. Precisamente he estado viendo hasta las tantas de la madrugada una película de Robert Mitchun (Retorno al pasado) y al finalizar y repasar Google + me encuentro con tu entrada de esta película. Y es que la casualidad es doble, porque está película tuve la oportunidad de verla en pantalla grande en la Filmoteca Nacional haya un tiempo, y quedé profundamente entusiasmado con ella. En mi opinión podríamos hablar sino la mejor, de las mejores actuaciones de Robert Mitchun. Un grandísimo actor. Has hecho una reseña muy pero que muy buena, sabiendo apuntar el que y el porqué de la historia. Me gusta la definición de thriller gótico, aunque como expresas es un cinta con muchas posibles definiciones. Y los cuatro adjetivos que has utilizado para definir la historia son emocionantes y bellos. Una tercera casualidad es que hoy mismo he estado escribiendo sobre una película en blanco y negro ambientada en la depresión americana. Aunque todas estas casualidades no son tampoco tan extrañas dado nuestra común afición y vicio ;-) por esta cosa del cine.
    Bueno como ves no te pongo ningún pero a tu texto,ja,ja,ja. Ha sido un gusto leerte escribiendo de cine. Un gran abrazo y feliz domingo, un buen día por cierto para como dicen ahora, peli y mantita, bueno para el que no tenga que ir de excursión o a misa ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!
      Bueno, bueno Retorno al pasado es una que también la tengo en los altares..., de lo mejor del cine negro. En cuanto a Mitchum, lo cierto es que si no es la mejor de sus interpretaciones, es de las mejores, y eso que cuesta verle en un papel tan malvado, que cae tan mal. A mi este actor me encanta verle en la pantalla, es de esos que cuando aparece llena todo y solo tienes la mirada para él y todo lo que va a hacer.
      Lo de las clasificaciones es algo que con algunas películas (o libros) me cuesta mucho, pero lo hago para el que tenga a bien leerme se haga una idea. Es una película que tiene muchísimas cosas, a mí una de las que más me sorprendió fue ese humor que a veces salpica la película y te pilla con "el pie cambiao".
      Estoy deseando ver que reseña nos has preparado de una película en blanco y negro (yo ya he hecho mi quiniela en la cabeza, jeje).
      Muchísimas gracias, Miguel por pasarte por aquí y dejar estos comentarios que me alegran el día.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. No recuerdo haber visto esta película pero me ha encantado leerte a ti hablando de ella. He imaginado esa desolación y desamparo como tú dices cuando los niños ven que ningún adulto va a ayudarlos, me ha causado angustia pensar en lo egoístas que somos con frecuencia los adultos, solo preocupados de nuestras cosas.
    No soy nada entendida en el mundo del cine pero me parece que ha de ser complicado trabajar con niños, con tantas repeticiones, escenas a trozos... Me has hecho sonreír con ese comentario de que no le gustaban los niños actores, precisamente en una película donde son muy protagonistas. Todos llevamos contradicciones a cuestas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Conxita!
      La parte en que los niños son perseguidos por el "ogro" sin nadie que les ayude es inquietante y desoladora. También tiene de una extraña belleza como de cuento de hadas.
      Creo que era Hitchcock el que decía que odiaba trabajar con niños y con animales, claro que con ellos hay que tener mucha paciencia y también delicadeza. No todos los directores estarían preparado para ello, jeje.
      Te agradezco de nuevo que te pases por mi blog.
      Un besazo guapísima.

      Eliminar
  3. Vi casi todas las películas de Robert Mitchum, pero no ésta. Las pelis en blanco y negro de los 50' son generalmente muy buenas y me encanta la fotografía porque, como se puede apreciar en el trailer, los contrastes entre luces y sombras son notables, lo que contribuye al clima inquietante.
    La reseña y la sinopsis que nos contaste, muy buena por cierto, estimulan mucho a tratar de conseguir la película.
    Mitchum y Laughton excelentes actores, cada uno en lo suyo.
    Un gran abrazote, Ziortza y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella.
      Lo cierto es que, aunque no he aludido a ella, el contraste entre luces y sombras es muy pronunciado en el film, también quizá, como símbolo del bien y el mal y personificados en la pareja adulta protagonista.
      Me alegra que te guste este tipo de cine, a mi es que me encanta y aunque no sea muy "comercial" escribir sobre él, lo haré siempre que pueda.
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  4. Excelente tu análisis, Ziortza. Una auténtica joya del cine de otro tiempo, y no muy conocida además. Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Antonio. Cierto, no es la más conocida de Mitchum, quizá porque fue un fracaso en su época. Pero una joya, sin duda.
      Gracias por tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Guapa, me encantan tus reseñas de cine porque siempre descubro cosas nuevas y muy interesantes. No he visto la película, pero me han entrado ganas, el argumento ya me ha convencido del todo.
    A mí me parece que "inquietante y hermosa", "perturbadora y emotiva", son adjetivos que sí pueden ir de la mano, además cuando esto ocurre es porque la obra es buena de verdad, o al menos, es cuando impacta y genera sentimientos.
    Te entiendo cuando dices que no sabes muy bien como calificarla respecto al género, yo a veces también he visto una película o sobre todo he leído un libro que no sé en qué saco meterlo, pero bueno, tal como lo has hecho nos podemos hacer una idea bastante definida.
    Respecto a trabajar con niños, creo que es un trabajo complicado, se debe de tener mucha paciencia y que te gusten. Además el rodaje debe de ser exageradamente cansado, y los niños no creo que lleven bien estas situaciones, así que hay que saber tratarlos.
    Resumiendo, me ha encantado tu reseña, tanto por el descubrimiento que me has hecho como por la manera en que la has realizado.
    Un besote guapísima! muaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias María! La verdad es que mientras yo las hago también aprendo y descubro cosas que no sabía, y me encanta.
      No me gusta mucho lo de "clasificar" ya lo he dicho alguna vez (me repito más que el ajo) pero lo cierto es que todas esos adjetivos son apreciables en la película, está llena de contrastes. Pero hay que describirla, como dices, para que la gente se haga una idea de como es la historia.
      Lo de los niños tiene que ser una pasada, porque tu ves el trabajo terminado y parecen pequeños adultos actuando, pero supongo que habrán tenido que hacer mil tomas para que la cosa saliera bien, no puedo ni imaginarlo...
      Eres un encanto siempre, María.
      Un besazo de vuelta guapísima.

      Eliminar
  6. Esta película la via hace muchos años por la televisión, pues aunque el cinde de esa época y en blanco y negro no me entusiasma, el argumento me atrajo y el trailer mucho más. Tengo que admitir que me gustó y mucho. Robert Mitchum era un gran actor y su interpretación en esta película es genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Josep, que aunque no sea el tipo de cine que más te guste, hayas visto la película ya que es muy buena. Como ya he dicho antes, Robert Mitchum era magnético, de eso que te pasa con pocos actores/actrices, a mí también me pasa con Gregory Peck por poner un ejemplo.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Todavía no he tenido la oportunidad de visionar esta cinta, que después de leer tu interesante crónica con toda clase de datos, como el argumento basado en la novela de Davis Grubb, su director, el genial actor de los años 40, Charles Laughton, igual que la magnífica interpretación de Robert Mitchum, dando vida a ese malvado personaje y por si fuera poco, rodada en blanco y negro, pues sin temor a equivocarme, te puedo asegurar que me convenciste para verla.
    Además como gran aficionada a este mal llamado séptimo arte, pues pienso que engloba la mayoría del resto de manifestaciones artísticas, pues te felicito, Ziortza por esta personal publicación, donde se aprecia muy bien el conocimiento que tienes de este completísimo arte y tu gran documentación sobre este filme.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Estrella! Sí que es cierto que enumeras una serie de ingredientes que desde luego hacen de ella una película atractiva antes de verla. Pues es una historia que después de verla no defrauda (al menos a mí no). Me alegro que con este comentario que he hecho de animes a verla cuando puedas.
      Muchas gracias, una vez más Estrella, por tus agradecidos y cariñosos comentarios.
      Un besazo y feliz semana.

      Eliminar
  8. He visionado muchas películas de Robert Mitchum y todas fueron gratas y con sentido para disfrute y aprender muchas cosas. Prolífico actor que aunque la película no me entusiasmara demasiado reconozco que su papel en la misma siempre consideré adecuada.Esta que narras no la he visto.

    Has elaborado una reseña fantástica de "La noche del cazador" por ello te aseguro que me has motivado para buscarla y verla en cuanto pueda, la trama explícita contiene suficientes ingredientes para que me guste.

    Gracias y felicidades, querida Ziortza.
    ¡Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila! Robert Mitchum era de esos actores que independientemente de la película que hicieran siempre resultaban atrayentes para el público. Si además añadimos una gran interpretación y una película memorable, ya es la "leche", jeje.
      Espero que si ves algún día la película, te guste como a mí querida Mila.
      Un besazo muy grande.

      Eliminar
  9. Hola, Ziortza! Tuve la suerte de verla hace poco. Es impresionante. Robert Mitchum borda el personaje de ese perturbado y la escena que comentas del granero, o la de los niños en casa de esa mujer religiosa que los acoge es un ejemplo de cómo se puede conseguir estremecer sin recurrir nada más que a la fuerza de la historia. Es una obra maestra absoluta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! A mí esa escena del granero me conmueve y me inquieta a la vez, ver a dos seres indefensos a merced de ese depravado. Estoy de acuerdo contigo que se puede aterrar al personal solo con sugerir lo que está pasando, sin ser directo, a veces es más estremecedor que los típicos golpes de efecto.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  10. ¡Hola Ziortza!
    Hoy nos has traído un peliculón, tu reseña me ha parecido fantástica pues pones el enfasis en los puntos más importantes.
    Yo la vi hace muchos muchos años y luego en un seminario volvieron a ponerla y la vi otra vez en pantalla grande. La primera vez recuerdo que me causó inquietud y miedo, pero la segunda vez (con la madurez) encontré muchos más matices, detalles y planos que me hicieron entender mejor la película.
    Enhorabuena amiga, con tu reseña me ha enriquecido más todos esos detalles.

    Un abrazo muy grande querida Ziortza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Xus! Muchas gracias por tus palabras siempre tan cariñosas y atentas.
      He intentado recalcar aquellas partes o aspectos de la historia que más me impactaron o inquietaron a mí cuando la visioné, que por cierto fueron bastantes. Coincido contigo que la primera vez causa más miedo y que la segunda vez puedes captar más detalles.
      Gracias de nuevo y un besazo querida Xus.

      Eliminar
  11. Con mi pésima memoria es posible que haya visto esta película y no la recuerde, pero tal y como tú nos hablas de ella, querida Ziortza, me dan bastantes ganas de buscarla y verla ahora. Robert Mitchum siempre me ha encantado y tenerlo como protagonista en un papel de malo malísimo, me llama mucho la atención. ¡Has despertado mi curiosidad y eso que el cine en blanco y negro no me entusiasma!

    Una reseña genial, como ya nos tienes acostumbrados. Muchas gracias :)

    ¡Un beso de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia! La verdad es que Robert Mitchum hizo muchísimas películas y es difícil acordarse, de esta yo tengo una imagen imborrable precisamente por el papel de él, de malvado, algo que no era habitual.
      Muchas gracias querida Julia, por tus atentas palabras siempre.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  12. ¡Hola, Ziortza!
    Yo no la he visto, la verdad que hasta hace bien poco los clásicos no me acompañaban muy de cerca. Mal por mí, pero muy mal, ;) Cambio un momento de tema, tengo a mi disposición la película Metrópolis, solo me falta el tiempo, que las dos horitas largas a ver de donde las saco, jeje Ya te contaré, :) Sigo... me encanta como cierras la reseña, (visto desde la óptica del mundo de los niños donde todo es posible: el miedo, los ogros, las pesadillas…, pero también la esperanza y el amor) debe ser maravilloso ese sentimiento que desprende la película.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Irene! Bueno cada uno tiene sus gustos, aunque yo creo que si comienzas a ver cine clásico no te va a defraudar. Metrópolis es de los inicios (superinicios) del cine, hay que ser paciente con ella y su metraje, jeje, pero seguro que cuando la veas admirarás mucho a esas personas que sacaban magia casi de la nada.
      Me alegra que te haya gustado la reseña, guapa.
      Un besazo.

      Eliminar
  13. Me encantó la película y tu reseña también, ¡qué bueno que recuperes joyas clásicas como esta! Mitchum es de mis preferidos, porque tiene esa cara de póker que le vale tanto para un roto como para un descosido, jeje, por mucho que se empeñen en ponerlo a hacer de bueno, de malo está espectacular. Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar

Haz un comentario