domingo, 27 de mayo de 2018

CINE: APOCALYPSE NOW


APOCALYPSE NOW (1979)

Francis Ford Coppola (Detroit, 1939)


 

En 1979, y tras tres tumultuosos años desde el comienzo del rodaje, se estrenó en Cannes la que sería la película icónica de la guerra de Vietnam y obra maestra indiscutible de Francis Ford Coppola junto a la trilogía de El Padrino (bueno aquí si hay discusión, mucha gente la tercera entrega no la ve al mismo nivel que las dos primeras, yo tampoco).

Un complejo y tortuoso rodaje que le dio fama mundial al director pero que estuvo plagado de contratiempos y que casi le arruinó. “Mi película no trata sobre Vietnam. Es Vietnam”, diría el director en la rueda de prensa de la presentación de la película. 


Apocalypse Now está basada, de manera muy independiente y adaptada a este escenario bélico en concreto, en la novela de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas en la que el escritor describe el tiempo que pasó en el Congo colonizado por Bélgica. También se cuenta que otra de las inspiraciones del director es La odisea de Homero, toma ya. Años antes, Orson Welles había intentado la adaptación de El corazón de las tinieblas sin éxito por falta de presupuesto.

En 2001 Coppola presentó (de nuevo en Cannes), la nueva versión Apocalypse Now: Redux, con material inédito y cincuenta y tres minutos mas de metraje que sería la versión definitiva de la cinta y que, según él, aportaba un nuevo enfoque: “…, es más sexy, mas divertida, más extraña, más romántica, y más intrigante desde el punto de vista político”.

“This is the end, my only friend, the end” (“Este es el fin, mi único amigo, el fin”). Suena esta canción de The Doors, mientras observamos a un devastado, descontrolado y obsesivo Willard (Martin Sheen) peleándose con sus fantasmas en una habitación de hotel de Saigón. Está viviendo en un estado de aislamiento, en una insoportable soledad, los estragos de la guerra, que le hacen llorar, beber y alucinar.



El capitán Willard es arrancado de este estado de semiinconsciencia para encomendarle una terrible misión secreta de inteligencia: tiene que encontrar y matar al coronel Kurtz en Camboya, un militar con un expediente brillante que parece haberse vuelto un loco, y que se ha convertido en un asesino despiadado al mando de un ejercito irregular (es decir mata “sin cumplir órdenes”, aquí ya observamos la doble moral en la guerra).

Willard deberá navegar río arriba en una odisea interminable, en busca de este hombre y acompañado de una tripulación que “son unos críos roqueros con un pie en la tumba”. Mientras en su travesía lee el expediente del hombre al que tiene que liquidar (y que comienza a admirar), nos encontraremos con escenarios que tan solo la guerra y sus horrorosos vericuetos puede albergar: un ejemplo es el destacamento del Teniente Coronel Kilgore, un tarado, surrealista y caprichoso personaje que es capaz de ordenar el bombardeo de un pueblo al son de La cabalgata de las Valkirias de Wagner por el simple hecho de querer hacer surf en su playa. “Me encanta el olor del napalm por la mañana”, dice este indescriptible personaje interpretado por un, impresionante sería poco, Robert Duvall. En esta parte de la película es donde más se pone de manifiesto lo absurdo de la guerra. 



A medida que remontan el río, la inestabilidad emocional de los personajes se hace cada vez más patente, tan solo la coraza de Willard parece indestructible. La película se hace cada vez más sombría. La locura cobra protagonismo.

Llegarán al campamento donde se encuentra el coronel Kurtz, rodeado de cadáveres y fieles acólitos, y su aura de misterio no hace más que aumentar la sensación de zozobra. Kurtz finalmente se mostrará como un hombre atormentado que desea la muerte.

Martin Sheen protagonizó de manera impecable un personaje complejo que en principio no estaba destinado para él: Al Pacino, Robert Redford o Jack Nicholson se negaron a protagonizar la cinta viendo las condiciones de rodaje. El desconocido Sheen se haría cargo de interpretarlo en un momento complicado de su vida, tanto es así, que sufrió un ataque al corazón durante el rodaje y casi muere. Por su parte, Marlon Brando, que interpretó al coronel Kurtz, fue incapaz de aprenderse sus diálogos y en su mayoría están improvisados por él mismo. Se cuenta que hizo casi insoportable a Coppola el tiempo que duró su intervención en la película. (Recordemos que solo sale al final, durante 20-30 minutos aproximadamente). Como anécdota: aparecen unos jovencísimos Harrison Ford y Laurence Fishburne (este último casi irreconocible). 



La película se rodó en su mayoría en la ciudad filipina de Pagsanjan. También en este sentido la película tuvo sus contratiempos, ya que al poco de iniciarse el rodaje comenzó la temporada de lluvias y un tifón acabó con gran parte de los decorados.

Apocalypse Now es un gran filme que nos habla de los efectos desastrosos de la guerra  sobre todo a nivel psicológico, algo que muchas películas ambientadas en Vietnam también intentaron retratar después, con mayor o menor acierto.

Temas como la locura, el deterioro y degeneración del ser humano en estas circunstancias, donde los vínculos emocionales entre las personas parecen no tener cabida, afloran como maldiciones en la historia. Como consecuencia de ello, la soledad en que acaban sumidos sus protagonistas y que se hace evidente en el capitán Willard, que no quiere volver a su país porque allí nadie le espera.

La película es un viaje hipnótico y de pesadilla, de disparate y de demencia. Contradictorio y sin remilgos. Ahonda en las profundidades del alma y más allá, donde pocos suelen llegar. Esa parte oscura y tenebrosa de la que luego es muy difícil salir.

Y al final solo queda el horror, el horror…

TRAILER de la película:


14 comentarios:

  1. Qué casualidad Ziortza, acabo de leer un relato impresionate de R.Ariel sobre unos excombatientes de las Malvinas "Después del fuego". Hace ya algún tiempo me tocó ver acampados a estos excombatientes en al Plaza de Mayo en Buenos Aires,... en su momento no comprendí muy bien el por qué obstinado tantos años después y ahora, despues de leer el relato le he puesto cara y horror a la guerra y a sus secuelas. Ahora con tu reseña vuelvo a rememorar algunas escenas de la película y les encuentro ese sentido "irracional" de las guerras. Estupenda entrada y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Norte! A veces creemos que hay que cerrar el pasado de un portazo para finiquitar viejas historias y comenzar de nuevo, lo que pasa es que hay muchas personas que les es imposible hacerlo y necesitan ayudas y apoyo, supongo que al final esos excombatientes es lo que buscan..., alguien les metió en una pesadilla, ahora que les ayuden a salir de ella.
      Muchas gracias por tus palabras, Norte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Hola Ziortza!

    Que bueno es leerte cuando escribes de cine y sientes el cine como algo que va más allá de un mero entretenimiento. Cuando finalizas tu texto, y en esas estrofas finales dibujas los significados de la obra, es cuando la reseña cinematográfica adquiere el valor de arte. Así que mi admiración hacia tu mirada cinéfila.

    Con respecto a la película te diré que naturalmente es una obra cumbre y en mi opinión todos los problemas del rodaje contribuyeron a dar realismo y verdad a la que sucedía en ella. En otro orden, para mí este es un ejemplo muy bueno de cuando un metraje de alta duración además de justificado es totalmente necesario. Y por comentarte alguna otra película bélica que me pareció además de impresionante, casi poética, esta fue La delgada linea roja de Terrence Malick.

    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Miguel, no sabes cómo me animan, al final lo que más me gusta es escribir de las sensaciones que me provocan las cosas que adoro, como el cine, ya que tampoco me considero una "entendida".
      Lo cierto es que visionando la película intuyes que el rodaje tuvo que ser complicado, aunque cuando me documenté sobre ella fue cuando me impresionaron tantos imprevistos. Y desde luego esta película exige una duración como esta, es la única forma de sumergirte es ella, en sentir la claustrofobia que sienten sus protagonistas.
      Tengo un poco desdibujada La delgada línea roja, pero si recuerdo ese aire poético del que hablas, el lenguaje de Malick siempre ha sido muy especial. Te agradezco de nuevo tu cariñoso comentario, Miguel.

      Un besazo enorme.

      Eliminar
  3. El título de esta película es archiconocido y yo, según mi marido, la he visto, aunque con mi habitual mala memoria no la recuerdo. El caso es que me parece interesante, aunque también motivo de angustia. A los que jamás hemos vivido una guerra y no le encontramos ningún sentido, solo puede producirnos repulsión cada estrago que causa, cada vida que destroza. Por lo que cuentas aquí ese aspecto queda más que patente.

    Me encanta conocer los entresijos de los rodajes de las pelis, las manías y exigencias de los actores, los contratiempos surgidos. También en ese sentido, por todos los detalles que nos das, me ha encantado la reseña. Cuanta más información tienes más disfrutas, ¿no? :))

    Un beso enorme y mil gracias por una reseña estupenda, Ziortza. ¡Feliz tarde de lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia!
      El problema con las películas de la guerra de Vietnam es que se han hecho muchas, por eso entiendo que si la has visto te hagas un lio o no la recuerdes. Pero para mí esta supera a todas (o casi todas) precisamente por la forma en que hace hincapié en esas consecuencias desastrosas.
      Como le decía a Miguel, cuando busqué información sobre los entresijos de la película no pensaba en tantos contratiempos, aunque al ver la película te imaginas unos cuantos.
      Gracias siempre por tu amabilidad, Julia.
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  4. La primera vez que intenté ver esta película no lo conseguí, porque me pareció un poco dura. Años después le di otra oportunidad y me gustó, aunque durante un tiempo la confundía con Platoon.
    A veces no nos damos cuenta de la suerte que tenemos por vivir en un lugar sin guerra, y que no ha conocido lo que es un genocidio. ¡Pobre gente!
    El corazón de las tinieblas es un libro que tengo pendiente, aunque como en la película, tengo que concienciarme para saber lo que voy a encontrar.
    Me ha encantado tu reseña porque vas más allá de la sensación que produce la película, nos desvelas los entresijos de la filmación!
    Gran reseña guapa, un besote grande!!! :)
    PD: este verano voy a Vietnam de vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando la vi por primera vez era muy joven y tampoco me gustó mucho, ni entendí muchas cosas. Creo que es de esas películas para verla de adulto. La última vez que la vi, sin embargo, me sentí hipnotizada.
      Yo leí también hace tiempo el libro de Conrad, tampoco es un libro fácil ni que creo que guste a mucha gente, jeje, entiendo perfectamente cuando dices que hay que concienciarse para ver o leer ciertas historias, yo muchas veces tengo que esperar para encontrar el momento adecuado hasta que finalmente la historia me llama a mí.
      ¡Qué suerte a Vietnam! Seguro que vas a disfrutar muchísimo, me han comentado que es maravilloso...
      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  5. Estupenda reseña de una película que me impactó y que, a pesar de ello, no he vuelto a ver, aunque después de este recordatorio no descarto hacerlo, jeje.
    Desconocía que Coppola se había inspirado en una novela de Joseph Conrad, que también desconocía, jo, ¡qué desastre! Y también me acabo de enterar que salía Harrison Ford. Claro que en 1979 todavía no se había estrenado En busca del arca perdida, la primera película que vi con este actor como protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas volver a verla, además como comento en el texto, ahora hay una edición nueva con más metraje que yo creo que es superior a la anterior. Bueno, al final escribimos de lo que conocemos, yo muchas veces leo reseñas de clásicos que ni he leído ni sabía de ellos, ¡no podemos estar a todo, jeje!
      Bueno Harrison Ford sale unos diez minutos, tampoco es un papelón, jeje. Aunque creo que La guerra de las galaxias ya se había estrenado, no recuerdo.
      Gracias por tu amable comentario, Josep.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Qué fantástica reseña, Ziortza! Me anima a darle otra oportunidad. Creo que todos tenemos una obra maestra del cine que por unas razones u otras nunca llegamos a conectar como se merece. Con Apocalypse Now me pasa esto. Me puse a verla tres veces en mis tiernos años veinte, pero jamás llegué a terminarla despierto. Y eso que esa escena clásica de los cazas con La cabalgata de las Valkirias de fondo te pone los pelos de punta, pero después... Prometo darle otra oportunidad. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias David! Bueno, como he comentado ante, a mí tampoco "me entró" cuando la vi por primera vez. Es una película que gana con sucesivas visiones y también mucho, como otras, con la versión original (aunque sé que esto no siempre es posible). La escena que mencionas es de las más memorables.
      Espero que si te animas otra vez, le encuentres su punto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Hola Ziortza! Una estupenda reseña cinematográfica con la película "Apocalyse Now", nos traes a la memoria una de las películas que marcaron época, haces un análisis de fondo del significado de las guerras, del absurdo y de la tremenda crueldad.
    Yo la vi cuando la estrenaron y me dejó impactada, me pareció una crítica brutal y descarnada de la locura de la guerra, de la deshumanización, de la banalidad de mal tratado de una forma muy descriptiva. Lo que comentas del personaje de Robert Duvall es impresionante, y la música de Wagner sonando es una de las escenas que no olvidaré jamás.
    Ziortza, te felicito porque no es una película fácil y has sabido hacer una reseña fantástica.
    Un abrazo muy grande amiga y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Xus!
      A mí una de las cosas que más me impresionaron de la película es, precisamente lo que comentas, esa deshumanización que hace que lo superficial cobre protagonismo. Hace que todo sea más duro y escalofriante, y que está encarnado perfectamente en el personaje que interpreta Robert Duvall.
      Muchísimas gracias por tus cariñosas palabras, amiga, me alegra que te haya gustado el texto. Y sobre todo de que te guste tanto el cine ¡como a mí!
      Un besazo muy grande.

      Eliminar

Haz un comentario