viernes, 24 de febrero de 2017

RECOMENDACIÓN DE LIBRO: MI NOMBRE ERA EILEEN.



MI NOMBRE ERA EILEEN (2015)

Ottessa Moshfegh (1981)




 Este ha sido uno de esos libros con los que te llevas una agradable sorpresa. En un principio me costó comprarlo ya que estaba tan destacado del resto de los vecinos en la librería, que me daba un poco de mal rollo: best-seller y campaña de marketing (luego me lo quieren vender sí o sí). Suelo desdeñar de estas historias, me he llevado muchas decepciones y si no me lo recomiendan, no lo compro porque me huele a chamusquina (sí, ya sé que es una frase un poco trasnochada).

Sin embargo salí de la librería con este libro bajo el brazo. Algo me hizo hacerlo. Poco después leí una entrevista de la autora, Ottessa Moshfegh, en la que reconocía sin tapujos que había escrito la novela con un sentido comercial y para ello se había valido de una guía que se titulaba cómo escribir una novela en 90 días, y que aunque no la llevó a rajatabla le había ayudado mucho en su realización. Estas palabras me parecieron tan sinceras y divertidas, que me lancé a leerla.

El libro es la historia negrísima de una mujer joven de veinticuatro años que vive una existencia anodina junto a su padre alcohólico en un pequeño pueblo estadounidense. Trabaja en un reformatorio para jóvenes delincuentes, y su vida transcurre del trabajo a casa y viceversa. Es una chica acomplejada, obsesiva. Tiene una visión muy peculiar de la vida, está replegada sobre sí misma, encerrada (se pone una “máscara mortuoria” al salir de casa) y nunca ha vivido la sensación de ser libre. La sociedad puritana y reprimida que la rodea tampoco la ayudan a encontrarse. Es un microcosmos egoísta, en el que cada uno va a lo suyo, sin importarle lo más mínimo la vida del prójimo.


Según cuenta la propia autora, Eileen es una versión de ella misma, una especie de alter ego, “inspirada en la cultura de Nueva Inglaterra en la que creció”.

Es mejor no contar mucho de la trama, porque es una novela para descubrir mediante su lectura, y además tiene giros que es mejor no desvelar.

La narración es brillante, hipnótica, te atrapa desde el primer momento. Otessa Moshfehg tiene estilo propio y creo que eso es una de las mejores cosas que se pueden decir de un escritor. Ironía, humor negro y amargura se dan la mano para ofrecernos una prosa repleta de ingenio, que vibra en cada palabra. Es un libro negro pero lleno de luz (es una curiosa paradoja, pero no es la primera vez que me pasa con libros de estas características) y la lectura llega a ser a ratos bastante divertida debido a las peculiaridades y pensamientos retorcidos de la protagonista. Y también es mucho más, es el eterno apremio de querer escaparse de uno mismo y de los demás;  la brutal necesidad de salir de un cascarón opresivo. Para mí ha sido un gran descubrimiento.

Y para colmo me encuentro con estas palabras de John Banville, uno de mis escritores preferidos en su versión oscura (utiliza el pseudónimo de Benjamín Black y tengo unas ganas tremendas de devorar su última novela Las sombras de Quirke) : “Si Jim Thompson se hubiera casado con Patricia Highsmith (imaginen el hogar) podrían haber conspirado juntos para concebir algo como Mi nombre era Eileen. Es más negra que el negro y fría como un témpano. Una narración brillante y terriblemente divertida” JOHN BANVILLE.


10 comentarios:

  1. El verdadero autor aflora. No puede esconderse el escritor de raza, creo yo, por mucho que utilice una fórmula comercial. Eso supongo que ha pasado con esta novela. No soy muy del género negro, pero Jim Thompson me parece formidable. De Banville conozco su versión más "clásica", no la negrísima y me gusta. Lo tendremos en cuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gerardo, pues es verdad y además para que engañarnos, hay grandes autores que también son bestseller, lo que pasa a veces siento ese rechazo inicial hasta que lo descubro. Este libro no es una novela negra en sí, diría yo, es de color oscuro, eso está claro, pero no al estilo de detective con muerto y caso a resolver. También es verdad que el género negro se está ampliando a otro ámbitos y ya es difícil etiquetar ciertas novelas. Total que me estoy haciendo un lío. Por cierto a mí también me encanta Jim Thompson y como no Patricia Higsmith.
      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  2. Ya lo creo que fue sincera la autora, porque decir que la concibió con espíritu comercial y siguiendo una guía puede echar para atrás a más de uno (incluída yo misma si aún no he comprado el libro). Después de leer tu reseña veo su confesión desde otro punto de vista: ella es buena escribiendo y lo sabe, por eso puede darse el lujo de decir tales cosas. Ha de ser una mujer interesante :))

    Para mí son importantes los argumentos y los personajes, pero cuando además la narrativa consigue enamorarme, ya es el no va más. Es lo que me sucede por ejemplo con Carlos Ruiz Zafón, que tiene una prosa preciosa y unas imágenes alucinantes. Me fío de tu criterio y creo que Ottessa Moshfegh merece una oportunidad.

    ¡Mil gracias por descubrirme a esta autora, Ziortza!

    Besitos y feliz finde de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia! Yo también creo que alguien que es capaz de hacer una confesión de ese tipo, tiene que ser una persona muy segura de lo que hace, o por lo menos con pocos prejuicios y sin importarle lo que digan los demás.
      Desde luego el argumento te lo pueden vender muy bien, pero luego hay que saber conquistar al lector, en estoy también estoy de acuerdo. A mí me encantó La sombra del viento de Zafón, pero reconozco que no he vuelto a leerle. Algún día lo haré.;)
      ¡Un abrazo y feliz fin de semana!

      Eliminar
  3. Me lo apunto, me encanta el género negro y por lo que comentas aquí parece ofrecer aire fresco. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola!Me la apunto! A mi también me pasa lo mismo, cuando algo lo destacan tanto al Final te llevas una decepción.. Esta,sin embargo tiene muy buen color...Gracias por la recomendación. Chao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, gracias por tu comentario. Bueno ya veo que no solo me pasa a mí, jeje..., espero que te guste si la lees.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No he leído nada de benjamin Black, pero mucho a John Balville. Yo no sé de dónde saca tiempo este hombre para llevar esta doble vida de escritor. No suelo leer novela negra, aunque de vez en cuando alguna cae, y esta parece una buena recomendación.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que sí que John Banville es un crack, porque tener dos "personalidades" escritoras diferentes y hacerlo tan bien en ambas es de quitarse el sombrero. Esta no es una novela negra al uso, luego puede gustar a los que no sean muy asiduos al género.
      Un abrazo, María.

      Eliminar

Haz un comentario