martes, 13 de diciembre de 2016

MICRORRELATO: un amor a escondidas.


TRAS LOS LIBROS

Todos lo viernes voy a la librería del barrio para verte. Tengo controlados tus horarios y movimientos, y sé a la hora exacta en la que vas a estar. Mientras llegas, recorro las estanterías, acaricio los lomos de los nuevos inquilinos y hojeo alguno. Entonces la puerta emite un tintineo y apareces con tu cara acalorada y sonrosada por la emoción. Mi objetivo allí es observarte; es mirar tus manitas que cogen el libro de animales, es atrapar tus ojos concentrados en las palabras de los cuentos, es contagiarme de tu entusiasmo. Tu padre, tan distinguido, te pregunta algo y vais a pagar la nueva adquisición. Nunca me reconoce porque me tapo con la capucha. Yo veo como os alejáis hasta que no sois más que un punto en el horizonte. Acto seguido me acerco al estante relativamente angustiada. Suspiro cuando me percato de que tu elección no se ha agotado.

Por la noche leo el libro despacio, capítulo a capítulo. Entonces entro en tu mundo de gigantes bonachones, de naves espaciales y mundos imposibles. Cierro los ojos y pienso: "Hasta el viernes, mi vida".






20 comentarios:

  1. ¡Qué dulce! Un caramelo para disfrutar en un segundo... Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eva por tus palabras. Me alegro que te haya gustado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bonito Ziortza, :)
    La ternura del amor, el de una madre, es que no existe otro igual.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Irene. Es verdad, el amor de una madre es incondicional.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un relato tan bonito como trágico. Esa madre condenada a no poder ver a su hijo, conformándose con compartir sus lecturas. Una imagen bella, una historia de fondo dramática. Una historia que conmueve. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tus palabras David. Has entendido perfectamente lo que quería transmitir con el relato. Un amor incondicional que es lo bello, pero con un trasfondo muy triste.

    ¡Un abrazo y gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  5. Hermoso el cariño de una madre que da fe de él, y triste por no poder compartirlo como seguramente quisiera.
    Muy bonito, Ziortza.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila! Gracias por tu comentario. Como bien dices, ess bonito lo que una madre puede hacer por un hijo aunque detrás se esconda la amargura más absoluta.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. ¡Hola Poetisa! Muchas gracias por tu comentario. Me encanta que te haya gustado.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me ha encantado, la imagen que transmite, como la única forma que tiene una madre de acercarse a su hijo, a través de sus lecturas. Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Maite por tus palabras. Me gusta que hayas visualizado a esa madre que tiene forma de comunicarse con su hijo, y la única manera que tiene de "encontrarse" con él es a través de la imaginación.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Me encantó!!. La descripción detallada de los movimientos del librero, me sonaron llenos de ternura. Los sentimientos que se desatan en la protagonista sólo con verle y sin voz.
    La lectura del viernes por la noche DESPACIO, para saborear el encuentro semanal y la dulce despedida "Hasta el viernes, mi vida".

    Una suerte el encuentro con esta lectura

    ResponderEliminar
  10. Gracias letramusical! Me alegra que te haya gustado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hola, un micro por demas conmovedor. Abruma.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  12. Has logrado que la escena de la librería y su contrapunto en la frase final nos trasmitan los sentimientos que se ocultan tras esa alma oculta tras la capucha y que no quiere ser reconocida. Las manos que acarician los libros, el suspiro y la frase final le aportan la ternura a este texto tan bonito. Un placer leerlo Ziortza. Felicitaciones.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ariel! Siempre es un placer que te pases por aquí y leer tus palabras. Muchas gracias. Esa era mi intención, trasmitir las sensaciones de esa mujer a través de la escena en una librería y con lo que está "condenada" a conformarse.

      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  13. Muy bonito texto. El amor de una madre siempre es incondicional. :) Es tan dificil transmitir tantos sentimientos en tan pocas lineas como tu lo has hecho. Felicidades!!! Te invito a visitar mi blog

    http://mimundoymisideas.blogspot.com.es/2016/12/nadando-contracorriente.html
    Un saludo
    Neus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Neus! Muchas gracias por tus palabras. Efectivamente el amor de una madres es insuperable...

      ¡Me pasaré por tu blog, un abrazo!

      Eliminar

Haz un comentario