lunes, 5 de diciembre de 2016

RECOMENDACIÓN DE UN LIBRO: un entretenimiento hecho arte.


PESADILLA EN ROSA (1964)
John D. MacDonald (1916-1986)

He leído dos novelas de John D. MacDonald y lo mejor que puedo decir es que son puro entretenimiento (una palabra un poco denostada y desprestigiada cuando es una de las mejores cosas que se puede decir de un libro).



Adiós en azul y Pesadilla en rosa están protagonizadas por un curioso detective-vividor, Travis McGee, que vive en un barco en Florida y se mantiene como puede, al día,  con los casos que van surgiendo. Como en otras muchas novelas de temática negra, a veces estos sucesos se quedan en segundo plano cuando el escritor nos muestra un alarde de creatividad narrativa, un ingenio desbordante, unos diálogos jocosos y divertidos que nos mantienen con una sonrisa en la boca durante gran parte de la aventura. Todo ello salpicado por reflexiones puntuales sobre la vida y el ser humano que no dejan de ser por lo menos interesantes:

"Hasta el momento en que la población de langostas alcanza una determinada densidad, estas actúan como saltamontes. Cuando se llega al punto crítico, se vuelven agresivas, se convierten en una plaga e intentan devorar el mundo. Nosotros también no estamos acercando a este punto crítico. No tardará en llegar el momento en que cuando dos desconocidos choquen en pleno mediodía en alguna calle de Nueva York, no se limiten a gruñirse y seguir cada uno su camino: se detendrán, se mirarán fijamente y saltarán al cuello del otro en medio de un aterrador silencio. Y la infección se extenderá por la ciudad. Las ancianas aplastarán cráneos con sus mortíferos bolsos. Los coches invadirán las concurridas aceras. Los conductores acelerarán sus automóviles y se estrellarán. El fenómeno se extenderá..."




En este ocasión Travis MacGee acepta hacerle un favor a un antiguo compañero de armas: el prometido de su hermana ha muerto en extrañas circunstancias y tiene que viajar a Nueva York para intentar esclarecer el suceso. Todo indica que la empresa en la que trabajaba el fallecido está detrás de la historia.

La novela se puede diferenciar en dos partes claramente. En la primera, más socarrona y jovial, el protagonista se dedica a buscar indicios y a enamorarse de Nina, la hermana de su amigo.
La segunda parte la historia da una vuelta de tuerca y nos adentramos en un mundo siniestro y oscuro. Es cuando el título adquiere sentido, ya que efectivamente, es una "pesadilla en rosa", una pesadilla grotesca de la que parece difícil salir.

MacDonald es un escritor fascinante y crea atmósferas de suspense magnífico. Sus libros son joyitas que no hay que dejar escapar.




2 comentarios:

  1. No conocía al autor, me lo apunto. Coincido contigo, una novela, un relato, debe partir de una premisa: entretener. De ese pilar puede partir un dolmen, una casa, un bloque de pisos o un rascacielos. Pero si un libro aburre, poco importa al lector la profundidad de su contenido. Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es David! Cuando un libro, una película o cualquier obra nos entretiene, hay cumplido su objetivo primordial. Como bien dices después todo lo que venga, tenga o no mayor trasfondo, es bienvenido. Y también hay que reivindicar el entretenimiento por el entretenimiento, claro que sí.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Haz un comentario