martes, 15 de noviembre de 2016

VIDA DE UN ESCRITOR


MARTIN EDEN (1909)
Jack London (1876-1916)

Jack London murió en su rancho en California de una sobredosis de morfina. Hacía siete años de la publicación de esta alucinante novela. Tan solo tenía cuarenta años.

Tuvo una juventud revoltosa y aventurera. Fue ladrón de ostras y buscador de oro en Alaska, y tanteó también la política con el Partido Socialista de los Trabajadores. Es conocido por sus libros "juveniles" o de aventuras como La llamada de la selva o Colmillo blanco. Sin embargo a mí el que más interés me ha suscitado es Martin Eden,  una magnifica novela con tintes autobiográficos.




Cuando leí este libro hace unos tres años me encantó, sin embargo por aquella época yo no escribía apenas, así que la curiosidad por el personaje y su vida no fue tan fuerte como ahora, que la he revisitado.

Martin es un joven marinero con modales rudos, atractivo pero inculto, que se enamora de una joven de la burguesía. En una cena a la que es invitado por azar queda atrapado por ese mundo fascinante al que considera como representante de la "alta cultura", la civilización propiamente dicha. Se siente tan atraído por este ideal, que le pide a la chica que le ayude en su camino para llegar a ese estilo de vida que admira. Ella se siente con la obligación de enderezar al joven.

Soy como un navegante a la deriva.



Es cuando comienza la transformación brutal de este chico, que pasa de ser un  joven tosco de naturaleza indómita a seguir la filosofía de Nietzsche. La lucha por convertirse en escritor, su formación gracias a los libros de la biblioteca, su aversión al academicismo establecido, su acercamiento a diferentes personajes que le ayudaran a posicionarse, está descrita de manera sublime. El cambio que sufre su vida interior no solo se mostrará en su cultura, también en sus sentimientos y en lo que consideraba como arquetipo de algo maravilloso y perfecto.

Todo este conocimiento hará que Martin empiece a cuestionarse todo. Su amiga intentará reorientarle para que deje de escribir esos relatos que ella no entiende y comience a labrarse un futuro en un empleo respetable.

Pero Eden es un personaje intenso, febril. Enseguida se percata de la asfixia que le provoca lo que le rodea y sigue en su empeño en ser escritor. London nos detalla su obstinación por ser reconocido, porque le publiquen sus relatos. Y todo ello es conmovedor. Y llega un punto en el que el que su vida da tal vuelco que comienza a vivir una realidad que no le gusta.



Todos estos giros en la mente y en la vida de Martin Eden hay que leerlos para entenderlos. Es una novela que recomiendo a la gente que escribe, ya sea por hobby o por algo más.

Es mejor no decir nada acerca del final, salvo que es demoledor y de una ironía aplastante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz un comentario