lunes, 7 de noviembre de 2016

REENCUENTRO CON EL SER HUMANO


UNA HISTORIA VERDADERA-1999
David Lynch (1946)

Me dio mucha pena saber que poco después de rodar esta película, Richard Farnsworth se suicidó con una escopeta, a los ochenta años. Era víctima de una enfermedad terminal.

Y es que en esta película interpreta a un ser tan maravilloso, tan humano, tan sencillo y tan auténtico, que no puedo más que suponer que en la vida real era un hombre así. Si no, no sería factible una interpretación tan increíble y prodigiosa.





Farnsworth de vida a un anciano con achaques, Alvin Straigh, que emprenderá un viaje de cientos de kilómetros (desde Iowa hasta Wisconsin) para visitar a su hermano que ha sufrido un infarto y con el que no se habla desde hace décadas. La peculiaridad está en que este viaje lo realizará con una máquina cortacésped  ya que es el único medio del que dispone.

Estamos, pues, ante una extraña y hermosa road movie, un periplo en el que el protagonista se encontrará con una serie de personajes variopintos a los que ayudará y que le ayudarán en esta odisea que ha emprendido el solo.



Es una delicia observar ese viaje, lento, sosegado, sereno, con las imágenes de los campos estadounidenses. Y con el acompañamiento de una estupenda e inolvidable banda sonora compuesta por Angelo Badalamenti.
Mención aparte merece, como hemos comentado, la interpretación de Farnsworth, una cara que habla por si sola, unos ojos brillantes a la vez que melancólicos, una mirada que ha vivido mucho y muy intensamente, un ser humano en estado puro.



Una película que vibra con una sencillez apabulladora. Nos habla de lo que es prescindible en la vida, del perdón, de lo absurdo del orgullo, y de las ganas de redimirse.


Una obra maestra, en suma, de David Lynch que tan poco nos tiene acostumbrados a este tipo de largometrajes. Tan solo con otra obra de arte El hombre elefante logró emocionarnos tanto.

4 comentarios:

  1. Mira que yto no soy muy de ver cine, pero me han dado ganas de verla, parece la típica peli que transmite paz, justo lo que ahora necesito. Gracias por recomendarla, ya te diré cuando la vea mi conclusión.

    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vecu, gracias por pasarte por aquí. Pues si que transmite serenidad y hay que verla con tranquilidad ya que es una película en la que los silencios y las imágenes son muy importantes. Te recomiendo ver más cine. Es bueno para el alma. Yo no podría vivir sin ello. Un abrazo también para ti. ¡Te sigo!

    ResponderEliminar
  3. Visioné la película y era toda una lección de amor por un hermano. No coincido contigo, un actor es un actor, y puede ocultar su estado de ánimo. A no ser que tuviera una Depresión Mayor, entonces nada puede ocultarlo, trasluciría en el tono de voz, en la mirada.

    Al menos nos dejó lo mejor de sí en ésta película. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, yo quedé tan maravillada de la película y del personaje (la he visto muchísimas veces) que ya no distingo persona-actor, me suele pasar con el cine. Hasta ahí llega mi entusiasmo por el cine.
      Una película magistral.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Haz un comentario