sábado, 13 de mayo de 2017

PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO.


Todos somos víctimas de la burocracia, tanto los que trabajan con ella, como los obligados a cumplirla. Este caso es pura ficción, pero quién sabe si  alguien se ha visto envuelto en una situación parecida alguna vez. Hoy no os dejo un relato sino una instancia dirigida a una administración local, o loca, como se prefiera.






  

AL EXCELENTÍSIMO PRESIDIENTE DE LA CORPORACIÓN



D. Manuel Vicente Vicente, mayor de edad, con D.N.I.: 00000000C  y domicilio en calle de las Esquinas, 14-3ºB en el Municipio de Retuécanos C.P.: 33.333



EXPONE:                                                                       

Que he sido víctima de un asesinato administrativo. Que con fecha de 11 de enero del presente, recibí notificación certificada de este ayuntamiento en la que se me informaba de la baja de mis ayudas de emergencia social que estaba recibiendo hasta ese momento. La motivación de tal acto administrativo  fue mi fallecimiento a fecha de 20 de noviembre del pasado año, según constaba en el certificado de defunción expedido por el juzgado de paz correspondiente y remitido a la entidad local. (Aquí surgió mi primera sorpresa,  si estaba muerto, ¿por qué me mandaron una carta?).

Que con fecha de 12 de enero del presente año me dirigí a las oficinas de su Ilustre Ayuntamiento con estas piernas que Dios me ha dado y con este cuerpo cuyas constantes vitales siguen intactas, para refrendar mi “condición de persona viva”. Que tuve una conversación con un servidor público, que me mostró el susodicho certificado de defunción, alegando que tenía que presentar instancia pertinente para mi regreso a un estado viviente (perdón por la cacofonía). Que lo más seguro es que se debiera a “errores informáticos”, pero que nunca se sabía, ya que estaba muy de moda suplantar identidades con el fin único de percibir prestaciones. Aunque (siguió) lo más seguro es que alguien con mi mismo nombre y apellidos hubiese fallecido y me hubieran cargado el muerto a mí, jeje (hizo un chiste, sí,  por lo cual me pidió disculpas reiteradamente). En mi desesperación, le presenté mi partida de nacimiento y mi D.N.I.; de nada sirvió.  E incluso, mi vecino Ignacio, allí presente, se prestó a hacer una declaración verbal asegurando que me conocía de toda la vida, y que efectivamente me encontraba allí en condiciones “aparentemente normales”. Tal era mi desolación, que le insté al trabajador a que comprobase recientes enterramientos en el cementerio; tampoco sirvió de nada. Me contestó que mis familiares habían podido incinerarme y haberse llevado las cenizas consigo, y que incluso podría estar sepultado en otra localidad. “Y esas gestiones, ¿no quedarían registradas?” pregunté, a lo cual contestó que “de eso se encarga la muerte, perdón (dijo), la Mutualidad de Previsión Social.” Ante este muro infranqueable frente al que me encontraba, le rogué que comprobara que yo no tenía familiares cercanos que pudieran hacer eso, a lo que (siempre tenía respuesta para todo) me dijo, “¡ay amigo!, aquí nos topamos con La Ley de Protección de Datos. Usted no sabe lo difícil que es ahora dar señas de identidad, mismamente el querer saber si alguien está empadronado o no, se ha puesto imposible”. Se enfadó muchísimo cuando le insinué que podía haberse tratado de una equivocación en el seno de la administración, un error burocrático.  “¡Uy! (dijo) ¿está poniendo en duda nuestra eficacia en el ejercicio de nuestra profesión? Ahora empezaremos con la retahíla subsiguiente: los empleados públicos no hacen nada por resolver los asuntos de sus conciudadanos, se pasan el día quejándose, tienen más días libres que vacaciones…”. Estuvo diez minutos hablando de sus circunstancias personales.

Finalmente, le pedí, le rogué, le exhorté, que me ayudara a rellenar la solicitud correspondiente. Tampoco eso. Dijo que cada ciudadano debía completar sus propias instancias, que ellos no se metían en eso, ya que estaban más que avisados de que no podían colaborar en su cumplimentación, sobre todo si eran peliagudas. “Y no me diga que esta no le es…” concluyó.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente y dadas las circunstancias:



SOLICITA:

Que se me reviva de entre los muertos (sí como la película). Con carácter de urgencia, por favor. Llevo tres meses sin los ingresos necesarios para afrontar los gastos corrientes del alquiler, luz y agua.

Esta es la quinta instancia que presento y no obtengo respuesta. Cada vez que voy a la Casa Consitorial se me acerca un chico joven muy simpático (el señor que me atendió en su día no se levanta de la silla) que me conmina a que sea paciente, que tengo que esperar, que no atore a la burocracia con sucesivos escritos (“con uno vale”, dice).

Mi salud se ha resentido en los últimos días, el médico me comenta que tengo que tranquilizarme, que esto puede llevarme a un desequilibrio serio.

Sé que estas cosas pasan, no tengo nada contra ustedes de verdad. Solo suplico que se me atienda.

No quiero hacerles perder su valioso tiempo, no les molesto más.

Esperando encontrarme entre los vivos a la mayor brevedad posible (le recuerdo que los muertos no votan), le saludo atentamente.



P.D.: En caso de que mi fallecimiento tenga lugar antes de que mi suplica sea atendida,  como último deseo quiero que mis cenizas se esparzan en la maceta del despacho de alcaldía. Le juro por mis muertos (los administrativos y los que están bajo tierra) que vagaré por los pasillos del Ayuntamiento por toda la eternidad, moviendo objetos, apagando y encendiendo las luces, falseando facturas, creando comisiones ilegales a terceros, malversando fondos públicos y todo lo que a un fantasma cabreado pueda ocurrírsele.



En Retuécanos, a 25 de mayo de 2014

Fdo.: Manuel Vicente el Muerto Viviente.


30 comentarios:

  1. Jajajaj madre mía, que situación tiene que vivir el pobre hombre! Has escrito un relato muy original, y has sabido darle un toque irónico y cómico. Si a alguien le ocurre algo así, es para volverse loco jajaja
    me ha gustado mucho!! Un besazo guapa!! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. La verdad es que exactamente esto no se si habrá ocurrido, pero a mí me suena de haber oído cosas similares (aunque no hasta este extremo, creo). Me alegro de que te hayas reído y de que te haya gustado.
      ¡Un besazo de vuelta!!

      Eliminar
  2. Aunque me hace gracia la situación de este pobre hombre, no me quisiera ver en su pellejo. ¡Mucho me temo que el relato pudiera tener más de cierto que de cómica ficción!

    Muy ocurrente y divertido, Ziortza. Parece que tus musas estaban revoltosas en esta ocasión jajajaja.

    Un beso grande y feliz domingo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia. Espero que a nadie le toque vivir esta situación surrealista, aunque como le he dicho a María algo me suena...
      Sí que están revoltosas sí..., será la primavera, jajaja.
      ¡Un besazo y feliz inicio de semana!

      Eliminar
  3. Te aseguro Ziortza que el pobre hombre puede verse en un grave problema de comunicación con la administración con la entrada en vigor de la nueva Ley de procedimiento administrativo común,.. en todo caso te aseguro que los funcionarios de turno tampoco lo tienen nada fácil. Divertido relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte. Algo puedo saber..., y es que he estado trabajando mucho tiempo para la Administración Pública y también me ha tocado empollarme en las oposiciones todas estas leyes cientos y cientos de veces, aunque de alguna manera las tengo en una parte del cerebro que me cuesta localizar. Como he comentado en la entradilla, este relato-solicitud es pura ficción (ejem). Me alegra que te haya parecido divertido.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Ja,ja,ja, calle de las Esquinas en Retuécanos, ¿pero de donde te has sacado eso? ¡Qué bueno! Hay verdaderas situaciones en la administración pública que podrían igualar la situación de este pobre conciudadano, por no hablar de los que se fueron al reino de los cielos y sus familiares siguen cobrando la pensión con una regularidad pasmosa. Hay una escena en la película de animación Zootopia (Zootrópolis), en las que se identifica a los funcionarios de los ayuntamientos, con los animales perezosos en un alarde de gracia infinita. Muy original Ziortza, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, lo he sacado de mi cerebro, jeje (espero que no exista algo parecido, sé que tenemos la palabra "retruécanos", pero es algo muy diferente). Eso de la pensión a lo que aludes es una de esas cosas en las que la realidad supera a la ficción. ¡Jo, no he visto Zootrópolis!, la tengo que ver ya...
      Muchas gracias por tus palabra Miguel, siempre tan agradables, me alegro que te haya gustado el relato.
      ¡Un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  5. Muy bueno!!! jejeje. No he podido parar de reir!!! Pues cuando se enteré el "no muerto" que incluso un año después del fallecimiento también tiene que pagar el IRPF jejejeje
    Un relato buenisimo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te hayas reído Ángel, me alegra un montón. Lo que le faltaba al pobre hombre encima con el IRPF, jeje.
      Un abrazo muy fuerte y gracias por tu visita.

      Eliminar
  6. Pobre hombre, en fin, creo que acabará por validar su situación administrativa (muerte por desgaste psicológico o por estrés postraumático, muy a la moda) antes que recobrando su condición de vivo, incluso su pensión tardaría en serle retribuida después de volver a la vida, así que no me extrañaría que no llegase a verlo... Muy divertido, Ziortza, pese a que el tema no tenga ni pizca de gracia, ya que de suceder seguramente no se alejaría mucho de la realidad, por desgracia. Me he reído mucho, enhorabuena y un abrazo dominguero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, en este caso el estrés postraumático estaría más que justificado, jeje, resucitar tiene que ser un descoloque alucinante. Entre la nueva Ley de Procedimiento Administrativo Común, el IRPF, y la pensión ya no sé que es lo mejor para él la verdad...
      Reconozco que aunque el tema lo he tratado de forma divertida, es algo serio, por eso es normal que al final nos quede una sensación agridulce. A veces debajo del humor se esconden otras cosas, ¿verdad?
      Un abrazo muy fuerte, Eva.

      Eliminar
  7. Que situación tan polémica, pobre hombre, tres meses muerto en vida y sin cobrar la pensión y con la salud "averiada" de seguro que tendrá que cumplir con la promesa de la maldición y quedarse permanentemente en el ayuntamiento como abono de la maceta jajaja.

    Muy original y divertido, Ziortza, aunque por desgracia no me cuesta de creer que casos similares se dan a diario. Me gustó el relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila, muchas gracias por tu comentario. Espero que pueda seguir cobrando sus prestaciones y que la situación no llegue a más. Y si es así, como dices, que se cumpla la maldición.
      Me alegro que te haya gustado, Mila. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  8. Jajaja muy bueno Ziortza, aunque lo que me parece más triste es que igual hasta hay casos similares en la realidad.
    Muy bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita. Como he comentado antes, si realmente hay casos similares, espero que no lleguen a estos extremos, aunque nunca se sabe.
      Me alegra que te haya gustado.
      Muchas gracias por tu visita y ¡un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  9. Muy bueno, ¡pobre hombre! es como si esto hubiera pasado en vivo y directo. Y el hombre muerto y debiendo la luz, el agua y alcantarillado. Me he reído mucho. Eres ingeniosa Ziortza. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamen. Me alegra que te haya gustado y sobre todo que te hayas reído. Todos esperamos que al pobre hombre le vaya bien y si no, que cumpla su venganza...
      Gracias por tu visita y un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  10. Escribir relatos de humor creo que es una de las cosas más difíciles de hacer, pero en aquí lo has conseguido y me he reido mucho.

    Espero que en futuros relatos me hagas pasar buenos momentos como los que he pasado al leer este.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras J. Espero que te gusten también mis futuros relatos ya sean divertidos o no.

      Un besazo.

      Eliminar
  11. ¡Qué bueno!!! Ziortza menuda imaginación!! Una situación rocambolesca con todo el humor y la sorna que nos retrata una burocracia administrativa de locos jajaja. Me ha encantado, aunque la situación del pobre hombre era para echarse a llorar, pero has conseguido una escena de cine.
    Enhorabuena Ziortza por tu relato.
    Un fuerte abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xus, eres siempre muy generosa con tus palabras. La verdad es que nunca pensé que pudiera hacer relatos de estas características, pero a veces te sale solo, es como si algo escribiera por ti. Ojalá siempre pasara pero solo ocurre a veces. Hay situaciones rocambolescas en la vida cotidiana muy inspiradoras, jeje.
      Me alegra que te haya gustado, Xus.
      Un besazo y ¡feliz miércoles!

      Eliminar
  12. Bueno, Ziortza, desde luego no hay género que se te resista. Me reído un montón, por lo bajini que a estas horas están todos durmiendo. Tanto el tono administrativo del texto, como toda la carga de ironía que esconde está perfectamente narrada. Me temo que el pobre hombre morirá antes de que lo resuciten lo que significará un ejemplo de la eficacia de la Administración capaz de adelantarse y prever las necesidades de la ciudadanía. Pero por supuesto que pague el IRPF antes. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. Te agradezco mucho tus palabras pero hay géneros que se me resisten, créeme, jeje. Lo del tono administrativo es algo que me viene un poco de serie..., y la ironía también para que lo vamos a negar. Yo creo que le pueden hacer resucitar si comprueban que tiene deudas impagadas, o como dices que tiene que hacer frente al IRPF, pero bueno es solo una sugerencia, jajaja.
      ¡Un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  13. Me encanta la postdata. No paro de reírme. Pobre hombre, Y él solo quiere vivir.
    Genial, me ha encantado. Como la vida misma.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Me alegra que te hayas reído. Es curioso pero con esa frase resumes bien todo "solo quiere vivir", a veces la vida se complica de manera absurda.
      Un besazo.

      Eliminar
  14. Qué situación lejos de ser cómico tiene tanto de real jaja. La postdata es la pera, que ingenio chica, es muy bueno, como me has divertido en una sala de dentista que estoy 😁😁 me has alegrado la espera. Un abrazo Ziortza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Eme! Qué mi relato te haya sacado una sonrisa en la sala de espera del dentista es el mejor halago que puede recibir, jeje.
      Me alegra que te haya divertido, de verdad.
      Un besazo.

      Eliminar
  15. Hola Ziortza
    He leído tu historia de la mano de David Rubio. Me ha encantado leerte. Enhorabuena por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paola. Me alegra que te haya gustado el relato.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Haz un comentario